La carne roja de calidad pide sitio en los comedores de O Courel y la Ribeira Sacra

Carlos Cortés
CArlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Dos camareros, este jueves en Rubián a punto de servir el primer plato, de carpaccio de vaca cachena
Dos camareros, este jueves en Rubián a punto de servir el primer plato, de carpaccio de vaca cachena CARLOS CORTÉS

Invitan a cenar en el mercado ganadero de Rubián a decenas de hosteleros para reivindicar más espacio para este producto en los restaurantes

21 oct 2023 . Actualizado a las 19:21 h.

El vino ayudó a modelar la actual marca Ribeira Sacra, pero en este territorio hay más sector primario que el de la viticultura. El vino local ya manda en las cartas de todos los restaurantes de la zona, pero hay otros productos también de aquí a los que les cuesta más llegar a las mesas. Le pasa, por ejemplo, a la carne de alta calidad. El grupo de desarrollo local Ribeira Sacra-Courel reunió este jueves a decenas de hosteleros en el municipio de Bóveda en el que la protagonista absoluta era la carne.

Se celebró en una de las naves del antiguo mercado ganadero de Rubián y lo organizaba el grupo de desarrollo local (GDR) Ribeira Sacra-Courel. La elección del mercado ganadero no fue casual y la de Rubián tampoco, porque en el polígono industrial de Bóveda llevan años asentadas empresas que trabajan el mercado de la carne de vacuno de calidad.

La cena se celebró este jueves y empezó con charlas previas del cocinero Marcos Seoane, de la parrillada Río Sil, de Carballo; y Ángel Rodríguez, criador de bueyes de Finca Balboa, una de las empresas del sector que tienen presencia en Bóveda. Sus argumentos, 60 kilos de chuletón de vaca cachena preparados con tres presentaciones distintas.

Los comensales, alrededor de 90, eran en su mayor parte hosteleros con restaurante en alguno de los municipios del territorio en el que trabaja este GDR, formado por los ayuntamientos de la orilla lucense de la Ribeira Sacra y la Serra do Courel. También había alcaldes de esos ayuntamientos y representantes de otras instituciones.

Justo antes de empezar a comer, el alcalde de Bóveda, y actual presidente de este GDR, José Manuel Arias, recordaba cómo en 1993 él mismo contó 700 becerros de raza rubia a vender un día de feria en el mercado ganadero de Rubián. «Hoxe os tempos son outros —dijo—, pero a boa carne segue tendo valor e querémoslle dar un impulso como un instrumento para asentar esta zona como un referente para o turismo gastronómico».