Las terrazas más antiguas de la Ribeira Sacra son del siglo VII y están en el Lor

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Las terrazas quedaron al descubierto a raíz de los incendios del pasado verano
Las terrazas quedaron al descubierto a raíz de los incendios del pasado verano CEDIDA

La datación se hizo por carbono 14 y las muestras son de una ladera entre A Pobra do Brollón y O Courel donde la viña dejó de cultivarse hace 50 años

12 sep 2023 . Actualizado a las 10:57 h.

Por segunda vez, la técnica del carbono 14 permite determinar la antigüedad de las terrazas características del paisaje agrario de la Ribeira Sacra. En abril del 2021 se dieron a conocer los resultados de una investigación en la ribera del Sil, que situó en el siglo X el origen de los muros más antiguos en las laderas vitícolas de Vilachá de Salvadur, en A Pobra do Brollón. Ahora trascienden las conclusiones de un segundo estudio realizado en ese mismo municipio, aunque en un escenario radicalmente diferente del anterior. La datación se hizo sobre muestras extraídas en las laderas del río Lor a su paso por Salcedo, antesala de los montes de O Courel. Los resultados son cuando menos sorprendentes: las terrazas más antiguas datan allí del siglo VII.

Esta última datación se enmarca en el proyecto que se desarrolla en el yacimiento arqueológico de Pena do Castelo, promovido por la asociación vecinal de la parroquia de Salcedo y financiado por el consorcio de turismo de la Ribeira Sacra a través del plan de sostenibilidad. Las muestras fueron recogidas el pasado verano por el equipo de la cooperativa Árbore Arqueoloxía e Xestión en la margen derecha del Lor, en unos antiguos bancales situados en el entorno de las aldeas de As Laceiras y As Caselas. Esas terrazas quedaron al descubierto a raíz de los incendios forestales que se extendieron a esa zona en el verano del 2021 desde el municipio de Ribas de Sil.

En la zona en la que se recogieron las muestras los vecinos todavía recuerdan la presencia de viñedo hace cuarenta o cincuenta años. «Os resultados son sorprendentes e abren debates sobre os límites da denominación de orixe Ribeira Sacra e a candidatura a Patrimonio da Humanidade», señalan los responsables de la investigación.

Las muestras fueron procesadas en un primer momento por Rebeca Tallón, de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), antes de remitirlas al laboratorio estadounidense Beta Analytic para su datación por carbono 14. Los resultados llegaron la pasada primavera y se avanzaron durante la semana cultural celebrada en agosto en Salcedo. Este lunes llegó la confirmación oficial a través de una comunicado del Ayuntamiento de A Pobra do Brollón. La antigüedad no es la misma en todos los casos. «Os resultados sitúanas [las terrazas] na época medieval, aínda que con moita diferenza entre ambas mostraxes, xa que unha adscríbese ao século VII e outra ao século XIII», detalla el comunicado.

Toma de muestras para su datación por la técnica del carbono 14
Toma de muestras para su datación por la técnica del carbono 14

Los bancales en los que se tomaron las muestras están situadas en una misma ladera, aguas arriba de la zona conocida como A Labrada, aunque fueron recogidas a diferentes alturas con respecto al río. «Tamén as dúas terrazas amosaban diferenzas tipolóxicas, tendo a máis baixa un sistema construtivo peor conservado e a situada a máis altura, un aparello máis traballado», comenta Benito Vilas, arqueólogo y director del proyecto Penas do Castelo.

«Resultou —detalla el arqueólogo— que a máis antiga correspóndese coa máis baixa e máis moderna coa máis alta, o cal resulta coherente». La zona vitícola más próxima al lugar en el que se llevaron a cabo las dataciones de las terrazas es la parroquia de Barxa do Lor, situada a menos de un kilómetro de distancia y acogida al consejo regulador de la denominación de origen Ribeira Sacra dentro de la subzona de Quiroga-Bibei.

«Casas e viñas» cedidas al rey en el año 886 

En el proyecto arqueológico de Pena do Castelo se procedió a revisar la documentación medieval en la que aparece mencionado Salcedo. La cita más antigua corresponde al Tombo de Celanova, es del año 886 y alude a la cesión al rey de las villas de Domiz, Salcedo y Vilachá. «Un dos puntos de interese dese documento é que se mencionan as vilas ‘con casas e viñas, pomares, terras cultivadas e incultas', o cal supón a confirmación documental da existencia de viñas en Salcedo no 886», señala Xosé Gago, coordinador del proyecto de investigación de Penas do Castelo.

«Dúas das tres vilas mencionadas no documento —añaden— resultan facilmente identificables na actualidade. Porén, Vilachá resulta máis complicado. Podería ser Vilachá de Salvadur, mais parece estraño xa que no documento fálase claramente que as tres vilas están ‘xunto ao río Lor' cando Vilachá de Salvadur está xunto ao río Sil».

Las comprobaciones documentales se completaron con un estudio toponímico en el que colaboraron los vecinos. Algunos habían oído hablar de un pueblo desaparecido en Salcedo con el nombre de Vilachá. Gago destaca por otro lado la cesión al monasterio de Montederramo en el siglo XII de una granja cisterciense ubicada en Salcedo.