Multados en Monforte por obras en terrenos que ya no eran suyos

Luis Díaz
luis díaz MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Detalle de las obras que motivaron la apertura del expediente por la confederación
Detalle de las obras que motivaron la apertura del expediente por la confederación CARLOS CORTÉS

La confederación responsabiliza a particulares de talas y derribos en fincas que les fueron ocupadas para una urbanización

12 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Sobre el papel, los terrenos dejaron de ser suyos cuando fue aprobado el proyecto de reparcelación de los 20.000 metros cuadrados identificados como «Zona C» en las normas de planeamiento de Monforte. Pero las obras que ahora están prácticamente terminadas al otro lado del Parque dos Condes, en la margen derecha del río Cabe, le pueden salir más caras de lo previsto a ocho propietarios afectados por su ejecución. La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil sigue adelante con su intención de sancionarlos por los derribos y talas que se llevaron a cabo el pasado mes de enero en la ribera para proceder a la urbanización.

El expediente en cuestión dio señales de vida por vez primera en abril. La confederación hidrográfica comunicó entonces la tramitación de las correspondientes propuestas de sanción a los ocho propietarios y a la empresa Misturas, que llevó a cabo los desbroces y las demoliciones. La constructora, que había recibido por parte del Ayuntamiento el encargo de realizar esos trabajos, pagó en ese momento la sanción correspondiente y asumió toda la responsabilidad.

A raíz de la apertura del expediente, el Ayuntamiento desveló que respondía a la denuncia de una constructora propietaria de uno de los solares afectados por las obras de la zona C. La demanda fue interpuesta a comienzos de febrero, poco después del inicio de los trabajos. En abril, el alcalde, José Tomé, avanzó que se tomarían las medidas oportunas para que los propietarios quedasen exentos de cualquier responsabilidad. La confederación hidrográfica, sin embargo, sigue adelante. La sanción que deben asumir ahora los propietarios, de forma solidaria, asciende a 1.140 euros.

Entraron cuando quisieron

La situación, según relata uno de los afectados, es totalmente surrealista. «O que se nos dixo cando empezaron as obras —explica— é que dende o momento en que se aproba o proxecto de reparcelacion os terreos non son nosos. Entraron neles cando quixeron e adeus moi boas». La reparcelación fue aprobada por la junta local de gobierno en el verano del 2021. Después de oponerse a la urbanización debido a los costes que deben asumir, se encuentran con que van a ser multados por una obras que les son ajenas. «Son o primeiro en pedir que repoñan as árbores», señala la misma fuente.

Además de abonar la multa, los titulares de los terrenos están obligados a devolver las parcelas a su estado originario. La confederación hidrográfica considera probado que se llevaron a cabo obras sin autorización previa que incluyeron «la demolición de varias construcciones y muros y movimientos de tierra, y la realización de un depósito de escombros en varias parcelas de la zona de policía de la margen derecha del río Cabe». Tampoco había permiso «para la tala de varios árboles en esas mismas parcelas».

Posibilidad de descuento

En un primer momento, los propietarios de los terrenos tenían la posibilidad de rebajar a 684 euros la multa propuesta de 1.140 euros. Para ello debían asumir la responsabilidad y abonar la sanción antes de que se resolviese el expediente. Pero los afectados decidieron alegar argumentando que la responsabilidad de las obras sin autorización no les correspondía. La confederación hidrográfica, sin embargo, considera que en este caso existe «una responsabilidad solidaria», al no resultar posible «determinar el grado de participación» de cada una de las partes implicadas en la infracción.

El organismo promotor de la sanción entiende, en respuesta a las alegaciones, que la realización de las obras por parte del Ayuntamiento no exime de culpabilidad a los particulares denunciados. «Sin poner en duda la veracidad de tal afirmación, los denunciados deben responder como titulares de las parcelas donde se hayan realizado las obras con independencia de que no hayan sido los autores materiales de las mismas», señala el expediente al que tuvo acceso este diario.

Requerimiento a la empresa para reponer los árboles en la ribera

La empresa adjudicataria de las obras en la zona C también recibió un reciente requerimiento por parte de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil para que proceda a la reposición de la arboleda que fue talada en la ribera del río. El pasado mes de mayo, la constructora ingresó la cantidad correspondiente a la sanción que le interpuso este organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

El expediente se abrió como consecuencia de los desbroces y por la acumulación de escombros procedentes de los derribos necesarios para el desarrollo de la urbanización. Las demoliciones afectaron a varias construcciones que servían de almacén y también a una antigua fábrica de curtidos y calzados.

La finalización de las obras en la zona C solo está pendiente de algunos pequeños detalles

El nuevo tramo de la calle Rof Codina está listo para abrir en Monforte

luis diaz

La reparación del puente de Piñeira corrió a cargo de la misma empresa que lleva a cabo las obras de urbanización de la zona C, cuya realización da salida a la calle Rof Codina en Cobas y dota de una zona verde al entorno de la guardería municipal. El alcalde de Monforte se refirió el pasado miércoles a esta importante actuación coincidiendo con la reapertura al tráfico del viaducto que atraviesa el Cabe aguas abajo del casco urbano. Tomé avanzó que solo restan unos pequeños flecos para dar por completada la remodelación de los 20.000 metros cuadrados de terreno, hasta ahora sin ningún aprovechamiento, situados del otro lado del Parque dos Condes.

Seguir leyendo