Estas son las casas pegadas a la muralla que se conservan en Monforte

Luis Díaz
Luis Díaz MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Cuatro están en el tramo de la fortaleza propiedad del Parador a cuya restauración van a destinarse fondos europeos

13 oct 2022 . Actualizado a las 13:36 h.

La rehabilitación de la antigua fortaleza medieval de Monforte ya no es una simple declaración de intenciones. El Ministerio de Industria dio a conocer hace pocas semanas un plan de inversiones, financiado por los fondos Next Generation de la Unión Europea, en el que se destinan 1,2 millones de euros a una primera fase de la recuperación de muralla del conjunto monumental de San Vicente. Las obras se desarrollarán en el tramo que cedió el Estado a Turespaña cuando se construyó el Parador de Turismo, donde existen cuatro viviendas adosadas al lienzo de la vieja fortificación.

Estas edificaciones no interferirán, al menos en principio, en la actuación anunciada por el Gobierno central. La parte de la muralla propiedad de Paradores va desde la Porta Nova a la Torre dos Cregos, pero por ahora solo se trabajará entre este último enclave y el tramo de la fortaleza situado a la altura de la Torre Pequena. Esta decisión podría entenderse como una forma de ganar tiempo con vistas a resolver el problema de esas cuatro edificaciones próximas a la Porta Nova que reducen la visibilidad del monumento.

Al menos en un caso

La rehabilitación anunciada por el ministerio es fruto de las negociaciones realizadas por el alcalde, José Tomé, con la cúpula de Paradores. El Ayuntamiento no ha hecho pública la existencia de gestiones con los propietarios de estas casas, aunque otras fuentes señalan que hubo contactos al menos en uno de los casos. De las cuatro edificaciones, una está desocupada —aunque reúne condiciones de habitabilidad— y otra —recientemente rehabilitada— se destina a uso turístico. Las dos restantes, situadas a la entrada de la calle que da acceso a la Porta Nova, presentan un visible deterioro.

El Ayuntamiento de Monforte puso en marcha entre 1986 y 1990 un plan que tenía como objetivo despejar la muralla de las edificaciones que en su momento se construyeron sobre el lienzo. La compra de las casas —unas en ruina y otras habitadas— se financió en su mayor parte con fondos del legado del doctor Juan López Suárez. La intervención para mejorar la visibilidad del monumento, declarado bien de interés cultural, se centró entonces en las casas situadas al pie de la fortaleza, a la altura de la calle Santo Domingo, entre la iglesia de A Régoa y la Torre do Cárcere Vello.

Viviendas adosadas a la muralla de Monforte en Santo Domingo, ya desaparecidas, en una foto de 1986
Viviendas adosadas a la muralla de Monforte en Santo Domingo, ya desaparecidas, en una foto de 1986 Benigno

Sería importante actuar

En ese mismo tramo, aunque por encima del lienzo, quedan en pie dos edificaciones anexas a la antigua fortaleza y el solar que ocupó la construcción más próxima a la Porta da Alcazaba, correspondiente a unas antiguas lonjas y que tuvo que se demolida por la amenaza de derrumbe. «Al estar sobre la muralla, es una zona donde sería importante actuar», opina el investigador Jorge Vila Alonso, autor del libro Murallas, torres y puertas de las fortificaciones monfortinas.

Patrimonio respaldó la supresión de viviendas adosadas a la muralla hasta el año 2006, cuando se reconstruyó el tramo que se había venido abajo en Santo Domingo. El arquitecto responsable de aquel proyecto, José María Alonso Montero, sostenía que las casas eliminadas habían hecho de muro de contención.

Consultado sobre la posibilidad de hacerse con edificaciones en el tramo de la fortaleza propiedad de Paradores, el alcalde indicó que todo lo relacionado con la rehabilitación de la muralla «terá que definilo o proxecto, tendo en conta as liñas xerais do plan especial». Al margen de la inversión de 1,2 millones ya confirmada, el gobierno local reserva una partida de un millón de euros para actuar en otros tramos de la muralla. Esta intervención esta pendiente a la firma de un convenio con la Secretaría de Estado de Turismo en el que trabaja hace meses Tomé.

El lienzo estaba en 1883 libre de edificaciones

Las reservas de Patrimonio a la eliminación de construcciones adosadas no solo tienen que ver con la estabilidad de la muralla. En algunos casos, se basan en el interés «histórico» de esas edificaciones particulares. Para Jorge Vila, ninguno de estos argumentos sirve para la calle Pescaderías. El investigador alude a una imagen captada en 1883 por el fotógrafo francés Jean Laurent para justificar su criterio. «No se ven casas ni encima ni por debajo de la muralla. Parte del atrio de A Régoa era monte y junto a la puerta de Pescaderías aún estaban los alpendres», dice Vila.

Tramo de la antigua muralla medieval perteneciente a Paradores, con la Torre dos Cregos a la derecha y en primer término

Paradores restaurará en Monforte la parte de la muralla que le fue cedida

LUIS DÍAZ

El Parador de Turismo de Monforte será uno de los establecimientos de la red estatal en Galicia que se benefician del plan que destinará el Gobierno a la rehabilitación, mantenimiento y embellecimiento de edificaciones históricas en las que se ubican estos alojamientos. El plan dejará en esta comunidad 23,6 millones de euros, de los que 1.271.823 se destinan al establecimiento que ocupa el antiguo monasterio de San Vicente do Pino y la construcción que albergó el palacio de los condes de Lemos. Según avanza el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, del que depende Paradores, el proyecto consistirá en la restauración del tramo de la muralla que le fue cedido, de la que forma parte la Torre dos Cregos. Parte de la inversión se destinará, por otro lado, a la iluminación monumental del exterior del parador.

Seguir leyendo