Buscan voluntarios para censar los murciélagos del sur lucense

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Zonas estudiadas y sin estudiar. Un mapa del proyecto Morcegos de Galicia muestra las áreas del sur lucense donde ya se registró la presencia de diversas especies de murciélagos, que corresponden a las cuadrículas en naranja. Los espacios en blanco son los que todavía no fueron estudiados
Zonas estudiadas y sin estudiar. Un mapa del proyecto Morcegos de Galicia muestra las áreas del sur lucense donde ya se registró la presencia de diversas especies de murciélagos, que corresponden a las cuadrículas en naranja. Los espacios en blanco son los que todavía no fueron estudiados

Los participantes podrán realizar grabaciones con sensores de ultrasonidos

11 oct 2021 . Actualizado a las 16:02 h.

En los últimos años, la asociación conservacionista Drosera ha ido incluyendo una gran parte del sur lucense en el denominado Atlas de Morcegos de Galicia. Dentro de este proyecto, el mapa del territorio gallego se dividió en numerosas cuadrículas, en las que se han ido catalogando las diferencias especies de murciélagos cuya presencia pudo ser corroborada en cada una de estas zonas. Pero en el sur de la provincia quedan todavía algunos espacios por cubrir, en los que hasta ahora no se pudo consignar la presencia de ninguna especie concreta de quiróptero. El mapa puede verse en la página web y en el perfil de Facebook del proyecto, denominado Morcegos de Galicia.

A fin de cubrir estos huecos, la asociación se abre a la ayuda de los voluntarios que quieran colaborar en la realización del censo. Para ello no es necesario tener ningún conocimiento específico. Las personas que se inscriban para participar en esta iniciativa recibirán un sensor de ultrasonidos que deberán poner en funcionamiento durante varias noches en algún lugar donde hayan observado la presencia de murciélagos a fin de que el aparato registre las voces de estos animales, en muchos casos imperceptibles para el oído humano. «O único que hai que facer é acender o aparello, poñelo a gravar durante catro noites e avisarnos despois para que o vaiamos recoller», explica el biólogo Roberto Hermida, miembro de la asociación.

En múltiples lugares

Los responsables de este proyecto de investigación indican que los sensores de ultrasonidos se pueden instalar en cualquier sitio donde los voluntarios hayan visto murciélagos en vuelo. «Pódense instalar no exterior da casa, nunha horta ou calquera outra finca, nun bosque e tamén en áreas urbanas, sobre todo cerca das zonas verdes», dice Hermida.