Nuevas miradas a los antiguos glaciares de Os Ancares y O Courel

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

La laguna de Lucenza es una de las huellas que dejaron los glaciares prehistóricos en la sierra de O Courel
La laguna de Lucenza es una de las huellas que dejaron los glaciares prehistóricos en la sierra de O Courel GUILLERMO DÍAZ AIRA

Dos publicaciones ponen de relieve la importancia de estas masas de hielo

04 oct 2021 . Actualizado a las 19:16 h.

Los glaciares que existieron hace miles de años en las montañas lucenses tuvieron una gran influencia en la conformación de los paisajes característicos de estos territorios y han condicionado la vida de sus habitantes hasta la actualidad, pero siguen siendo relativamente poco conocidos. Dos nuevas publicaciones contribuyen a resaltar la importancia de estos antiguos ríos de hielo, situados en territorios que pertenecen hoy a las reservas de la biosfera de los Ancares lucenses  y las sierras de O Courel y O Oribio, así como al geoparque Montañas do Courel.

Una de ellas es el libro Iberia, land of glaciers, una obra colectiva en inglés publicada por la editorial holandesa Elsevier que abarca todo el ámbito de la península Ibérica. Uno de sus capítulos, firmado por los geógrafos y profesores universitarios Augusto Pérez-Alberti y Marcos Valcárcel, está dedicado a los glaciares prehistóricos de las montañas lucenses y ourensanas. El trabajo describe por una parte las huellas que dejaron los nueve glaciares cuya presencia se ha registrado en la sierra de O Courel y que cubrieron en total una superficie de 19,2 kilómetros cuadrados. La más importante de estas formaciones -según precisan los autores- fue el glaciar de A Seara, que alcanzó una longitud de 4,8 kilómetros y una altura de en torno a 130 metros.

La publicación explica asimismo que en Os Ancares existieron once glaciares que se extendieron en conjunto por una superficie de 141,6 kilómetros cuadrados, principalmente en la parte leonesa de la sierra. El mayor de ellos, en el valle berciano de Ancares, tuvo una longitud de 14,6 kilómetros y una altura de 310 metros. En el lado gallego de la sierra, el glaciar más importante fue el de Piornedo, de 5,3 kilómetros de longitud y 130 metros de grosor.