La construcción del túnel de Oural empezará por los dos lados a la vez

Carlos Cortés
Carlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

El túnel de Oural es tan estrecho que apenas queda sitio entre los trenes y las paredes
El túnel de Oural es tan estrecho que apenas queda sitio entre los trenes y las paredes ALBERTO LÓPEZ

La constructora deberá desplazar a las obras al menos siete vehículos pesados

25 jul 2021 . Actualizado a las 21:41 h.

La construcción del nuevo túnel de Oural será una de las obras de mayor envergadura de las incluidas en el proceso en marcha de renovación de la vía férrea entre Ourense y Lugo. Y no solo por su coste económico y porque vaya a servir para jubilar por fin el túnel actual, todo un reto de ingeniería cuando fue construido en 1882, pero obsoleto desde hace tiempo. Lo será también por su dificultad técnica y porque su trazado es completamente nuevo. La excavación del túnel empezará simultáneamente por sus dos extremos.

La construcción del nuevo túnel de Oural fue adjudicada por la dirección de ADIF a finales del pasado mes de mayo. El inicio de las obras todavía no tiene una fecha definida, aunque probablemente no se demore mucho más. Lo que ya se sabe es que la excavación de la nueva cavidad no empezará por uno de los lados del túnel para ir avanzando hasta el otro. En las cláusulas del contrato de construcción, adjudicado a la constructora Ferrovial, consta que la apertura del túnel se llevará a cabo mediante dos frentes de excavación, uno en cada extremo. Los técnicos del ADIF propusieron introducir esta especificación porque la apertura simultánea por los dos lados reduce el tiempo de ejecución.

Los ritmos de las obras vienen también definidos a grandes rasgos en el expediente técnico aprobado en su momento por el ADIF para este proyecto. De acuerdo con este documento, durante el 2021 tendrá que certificarse la inversión del 5% del presupuesto completo del proyecto. Durante el 2022 debería quedar invertido otro 47,9%. El 46,9% restante se queda para el 2023, el año en que deberían terminar las obras.