Tomé defiende la limpieza del contrato de los servicios turísticos en Monforte

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Exterior del Centro do Viño da Ribeira Sacra, sede de la oficina municipal de turismo
Exterior del Centro do Viño da Ribeira Sacra, sede de la oficina municipal de turismo ALBERTO LÓPEZ

Acusa a la anterior empresa de tener a los trabajadores en situación irregular

09 jul 2021 . Actualizado a las 15:31 h.

El traspaso de poderes en la gestión de los servicios turísticos en Monforte estuvo salpicado de incidentes por los que el Ayuntamiento valora exigir responsabilidades a la anterior adjudicataria, la UTE Rutas Sacras Nomar. Según el alcalde, José Tomé, la empresa que estuvo al frente del Centro do Viño da Ribeira Sacra desde el 2013 se fue llevándose las llaves, la terminal telefónica y la base de datos de la oficina de turismo. Tomé la acusa de incumplir las condiciones del concurso que obtuvo en el 2013 y dice que trató de «eternizarse pola porta de atrás» al frente de la concesión municipal.

«Imos estudar todo isto e esixir as responsabilidades ás que haxa lugar», señala. De entrada, la reclamación sería de carácter administrativo. Si se produce y la empresa la desoye, el equipo de gobierno no descarta una demanda por la vía judicial. «Se tratan de xogar co Concello, con este goberno co Concello non se xoga», advierte el alcalde. A su juicio, los trabajadores que prestaron sus servicios en estos últimos ocho años en el Centro do Viño «deberían pedir responsabilidades á empresa que os tivo irregularmente contratados» y no al Ayuntamiento.

Acompañado por la concejala de Facenda e Réxime Interior, Gloria Prada, Tomé dio este miércoles una rueda de prensa, para reivindicar la «limpeza e transparencia» del concurso que trajo consigo la gestión de los servicios de turismo por parte de una nueva empresa. El equipo de gobierno se remitió a informes de técnicos municipales y de una consultoría externa para denunciar una serie de irregularidades en las que habría incurrido la UTE Rutas Sacras Nomar. Entre ellas, la contratación de los trabajadores con una categoría laboral y con arreglo a un convenio diferente del que recogían las bases del concurso que se resolvió en mayo del 2013.