Una nueva norma sobre terrazas en Monforte incorporará ideas de los hosteleros

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Terrazas delimitadas con mamaparas en la zona peatonal de Monforte
Terrazas delimitadas con mamaparas en la zona peatonal de Monforte CARLOS CORTÉS

El Ayuntamiento busca acabar con las actuales discriminaciones entre negocios

09 jun 2021 . Actualizado a las 17:59 h.

Profesionales, asociaciones y vecinos a título particular tienen ahora la oportunidad de aportar ideas para la redacción de la futura ordenanza que regulará la colocación de terrazas por parte de los locales de hostelería de Monforte. El pleno aprobó la pasada semana abrir una consulta pública previa en la que se tendrá en cuenta preferentemente «a opinión dos suxeitos das organizacións máis representativas» afectadas por la nueva norma. La medida se dio a conocer el día 1 de junio en el tablón de anuncios de la sede electrónica municipal, a través de un anuncio en el que se establece un plazo de quince días naturales para la entrega de sugerencias.

La apertura de la consulta pasó, sin embargo, desapercibida entre los afectados de forma más directa. En la delegación local de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostalería desconocían el lunes esa circunstancia. «No sabíamos ni que el asunto había ido a pleno, es la primera noticia que tenemos. Al tratar el tema de las terrazas, creo que se debe tener en cuenta a los profesionales del sector», señaló su responsable, Beatriz Vila, al ser preguntada sobre la presentación de propuestas.

El visto bueno de la corporación municipal a la apertura del período de consultas apenas dio juego para el debate en el último pleno. «Agardo que cando se faga a ordenanza haxa acordo cos profesionais, para que sexa beneficiosa para todas as partes», dijo el concejal del BNG, Emilio Sánchez, en una de las contadas y escuetas intervenciones de los portavoces. «Que sexa beneficiosa é xusto o que buscamos. As achegas valoraranse, pode estar seguro», le respondió al alcalde, José Tomé. Según sus palabras, la revisión de la ordenanza sobre terrazas resulta necesaria para «evitar discriminacións» existentes actualmente.

Precios y poco más

El texto del acuerdo adoptado por la corporación es muy explícito al respecto: urge aprobar una ordenanza porque llamarle así a la que existe actualmente es mucho decir. La instalación de mesas y sillas en la vía pública por parte de bares, cafeterías y restaurantes está regulada por una normativa de tipo fiscal que despacha todos los aspectos relativos esta cuestión en apenas dos folios. El texto -disponible en la web municipal- entró en vigor en enero del 2005 y desde entonces experimentó cinco modificaciones provisionales. La última fue para eximir a los hosteleros del pago de las cuotas correspondientes al primer semestre de este año, una de las medidas adoptadas por el gobierno local para atenuar el impacto económico de la crisis sanitaria.

El acuerdo sobre la consulta pública previa señala que la redacción de una nueva ordenanza de terrazas se hace necesaria para agilizar la autorización de las solicitudes, cuidar la estética de las calles en las que se instalan y compaginar su aprovechamiento el interés público y de los residentes.

Este mes se sabrá si la exención del pago de tasas se amplía hasta diciembre

Una vez informada de la consulta previa a la revisión de la ordenanza, la delegada de la asociación de hostelería avanzó que harán llegar al Ayuntamiento las sugerencias del sector. Beatriz Vila confirmó, por otro lado, que remitieron un escrito al alcalde en el que le solicitan que amplíe al segundo semestre de este año la exención del pago de las tasas por instalación de terrazas. Sobre esta cuestión también se interesó en el último pleno el grupo municipal del PP. Tomé anunció que es una posibilidad que está siendo estudiada y sobre la que se tomará una decisión definitiva a lo largo de este mes.

La ordenanza fiscal en vigor establece tarifas diferentes, por mes y metro cuadrado, para la ocupación de la vía pública con terrazas por parte de los negocios de hostelería. Las cuotas varían según la ubicación de las mesas respecto con respecto al local -la línea de fachada es más barata- el mes en el que funcionen -agosto es el más caro- y la clasificación urbanística de la calle. El precio más bajo es de 1,22 euros metro y el más elevado de 11,25 euros.

Al margen de las cuestiones fiscales, la asociación de hostelería comparte con el equipo de gobierno que la normativa actual propicia que a negocios colindantes se le apliquen raseros muy distintos a la hora de autorizar el número de mesas.