Parroquias de Pantón que se quedan sin misas y también sin luz en la iglesia

Los templos de San Vicente de Castillón y Santo Estevo do Mato sufrieron cortes en el suministro por falta de pago

Iglesia de San Vicente de Castillón, en una imagen de archivo
Iglesia de San Vicente de Castillón, en una imagen de archivo

monforte / la voz

De todas las diócesis de España, Lugo es la que tiene más parroquias a su cargo. Según detalla su página web, cubre un total de 1.139 diseminadas por un territorio eminentemente rural que comprende la mayor parte de esta provincia, los concellos de Toques, Melide y Santiso, en A Coruña y los de Agolada, Lalín y Silleda, en Pontevedra. Una demarcación difícil de atender en el actual contexto de crisis de vocaciones, lo que empuja a las autoridades eclesiásticas a tener que optimizar recursos.

La consiguiente reorganización pastoral suprime los oficios religiosos con carácter regular en determinadas iglesias, para concentrarlos en otras más o menos próximas. Vecinos de dos parroquias del municipio de Pantón, se quejan por haberse quedado sin misa dominical y, temporalmente, sin luz que alumbrase sus respectivos templos.

La iglesia de Santo Estevo do Mato es una de las que ya no tienen misas los domingos. La alternativa que les da el Obispado es desplazarse a las parroquias de Pantón o de San Miguel de Eiré, en ese mismo municipio, o a Escairón, en O Saviñao. Un nuevo cura acude, no obstante, a Santo Estevo do Mato para celebrar oficios religiosos en caso de bodas, bautizos, comuniones, entierros o cabos de año.

«Imaxínese que hai que oficiar un funeral e a familia ten que levar un xerador de corrente para non estar a escuras, vaia vergoña», dice Diego Currás. Semanas atrás, la compañía suministradora cortó el suministro eléctrico del templo por falta de pago.

Hace tres años, los vecinos de O Mato organizaron una colecta para ayudar a costear el recibo de la luz de la iglesia. Pagaron diez euros por casa y la recaudación sirvió para cubrir el suministro de dos anualidades. El dinero fue ingresado en la cuenta bancaria en la que estaban domiciliados los recibos. Pero los fondos se agotaron sin que se renovase esa fórmula de colaboración con el Obispado. Unos por los otros, lo cierto es que la compañía cortó la luz.

Desde la Diócesis de Lugo indicaron que en vísperas de la Semana Santa el problema quedó resuelto y que la iglesia vuelve a tener luz, se supone que a su cargo. Las misas dejaron hace tiempo de ser semanales en O Mato. Con los anteriores sacerdotes, se celebraban cada quince días. El nuevo cura, venido de Venezuela y encargado a su vez de la parroquia de San Vicente de Castillón, les dijo que esa fórmula es inviable. En la parroquia cunde el descontento. Piensan que al clérigo solo le interesan las celebraciones con las que hacer caja.

La paga una familia

San Vicente de Castillón comparte con Santo Estevo do Mato término municipal, sacerdote y, al menos hasta hace poco, los problemas de suministro eléctrico en la iglesia parroquial. El templo estuvo varias semanas sin luz, hasta que se resolvió un supuesto equívoco sobre quién debía pagar los recibos.

Son muchas las parroquias que colaboran económicamente con las diócesis para cubrir este tipo de gastos y propiciar de ese modo la continuidad de las misas. En San Vicente de Castillón es una familia originaria de la zona afincada en Madrid, propietaria del pazo de Reguengo, la que se hace cargo desde hace tiempo de costear la luz de la iglesia. Debido a un lapsus en el pago de los recibos, semanas atrás se produjo un corte del suministro.

El problema, confirman en el Obispado, quedó resuelto. Pero al igual que en O Mato, los vecinos no entienden que no haya misa los domingos y que se les remita a las parroquias de Pantón o Eiré. «Primeiro baixaron a potencia e logo quedamos sen luz. Parece que se non é por enterros ou cabos de ano non lles compensa vir aquí, aínda que é unha parroquia grande que colle tamén xente da zona de Galegos», dice Luisa González.

En el municipio de Pantón están 77 de las parroquias de que tiene a su cargo la Diócesis de Lugo. Desde el Obispado insisten en que 1.139 son «muchas parroquias» y defienden que la reorganización de las misas es inevitable en el contexto actual. «No hay sacerdotes suficientes para todas», afirman. Sobre el problema de la luz, se limitan a señalar que quedó resuelto y que en ambas iglesias se dio de alta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Parroquias de Pantón que se quedan sin misas y también sin luz en la iglesia