Casi 550 millones y tres años para modernizar la vía Ourense-Lugo

La presidenta de ADIF presenta en Monforte sus planes para esta línea

Sergio Vázquez Torrón, José Tomé e Isabel Pardo de Vera, este viernes en el Ayuntamiento de Monforte
Sergio Vázquez Torrón, José Tomé e Isabel Pardo de Vera, este viernes en el Ayuntamiento de Monforte

Monforte / La Voz

El Ministerio de Transportes concretó este viernes en Monforte sus planes para la modernización de la vía férrea entre Ourense y Lugo. La presidenta del ADIF y el secretario general de Infraestructura del ministerio, los lucenses Isabel Pardo de Vera y Sergio Vázquez Torrón, aseguraron que todos estos proyectos suman una inversión total de 546 millones de euros, que su ejecución llevará en conjunto tres años y que deberán estar terminados en el 2023. Acompañados por el alcalde de Monforte, José Tomé, recordaron que todas estas actuaciones pretenden conectar Lugo con la alta velocidad que entrará en Galicia a través de Ourense. «Queremos -dijo la presidenta del ADIF- que la diferencia temporal entre la llegada este año de la alta velocidad a Ourense y la modernización de la vía de Lugo sea lo más reducida posible».

Los dos representantes del ministerio eligieron Monforte para la presentación de estos proyectos por la tradición ferroviaria de esta localidad y por su condición de estación intermedio entre Ourense y Lugo, las ciudades situadas en los extremos de la línea. En un acto que empezó a las doce y media en el salón de plenos del Ayuntamiento de Monforte, Isabel Pardo de Vera y Sergio Vázquez Torrón fueron desgranando las principales actuaciones incluidas en este plan de modernización y sus objetivos generales. Su objetivo era recapitular después de un año y medio en el que el ministerio ha ido contando uno por uno cada proyecto en marcha a medida que su tramitación iba avanzando.

Papeles y obras

Pretendían eso y dar por terminada la fase en la que todas estas actuaciones estaban en período de estudio. «En infraestructuras -explicó Sergio Vázquez Torrón- hay dos estadios fundamentales, el de los papeles y el de las obras, y nosotros ya hemos pasado la barrera de las licitaciones, así que en esto ya no hay marcha atrás posible». En el mismo tono, el alcalde de Monforte, calificó esta jornada como «un día histórico ou que vai facer historia en Monforte e na provincia de Lugo», porque demuestra con hechos que «Lugo volve estar no mapa das infraestructuras de Galicia e de España» y que quedan atrás los tiempos de lo que calificó como «olvido total e desprezo absoluto» del Gobierno central entre los años 2011 y 2017.

Esos casi 550 millones de euros salen de la suma de decenas de proyectos de muy distinta cuantía y complejidad técnica. Entre los ya conocidos, los más significativos son la electrificación de los 71 kilómetros de vía entre Monforte y Lugo y la jubilación de los casi dos kilómetros del actual túnel de Oural con la construcción de uno nuevo. Pero también hay algunas novedades, proyectos que no habían trascendido hasta ahora. El más relevante, que en estos tres años se acometerá la ampliación de la nueva variante ferroviaria de A Pobra de San Xiao con la construcción de más kilómetros de vía nueva a partir de ella.

No quedarse atrás

Los dos representantes del ministerio insistieron en que este proyecto global de modernización es imprescindible para que las infraestructuras ferroviarias de la provincia de Lugo no pierdan paso con el final de las grandes infraestructuras de la alta velocidad en Galicia. Y reivindicaron los poco más de dos años del actual equipo del Ministerio de Transportes con respeto a los gobiernos anteriores. «Es fácil reclamar inversiones sin haber hecha previamente ni un estudio de viabilidad», dijo en esta presentación la presidenta del ADIF. Isabel Pardo de Vera alertó de que ese tipo de críticas provoca «descrédito entre la ciudadanía». En defensa del actual equipo al frente del Ministerio de Transportes, Sergio Vázquez Torrón puso un ejemplo numérico: «los datos de licitación en la provincia de Lugo pasaron de 132 millones de euros entre los años 2006 y 2018 a 303 solo entre el 2018 y el 2021».

Los ocho proyectos más importantes

Este plan de modernización de la línea férra entre Ourense y Lugo incluye ocho actuaciones fundamentales.

  1. Modernización y adaptación de 3 kilovoltios a 25 de la electrificación en el tramo Ourense-Monforte, con la instalación de lo que los técnicos denominan catenaria híbrida, apta para esas dos configuraciones.
  2. Electrificación a 25 kilovoltios del tramo Monforte-Lugo, por el que ahora solo se puede circular con trenes alimentados por combustible diésel.
  3. Adecuación de la infraestructura para instalar la nueva catenaria entre Monforte y Lugo, lo que hace necesario incrementar la altura de los túneles.
  4. Actuaciones de renovación en 104 puentes, 12 pasos superiores, 9 estaciones y 21 túneles (incluido entre estos últimos la construcción del nuevo túnel de Oural).
  5. Renovación de la vía y sus elementos (carril, traviesas, balasto, aparatos de vía...).
  6. Ampliación de dos vías de apartado, una de ellas en el puerto seco de Monforte y la otra en Os Peares. Esta mejora pretende garantizar la circulación de trenes de 750 metros de largo. Y supresión de 35 pasos a nivel
  7. Una nueva variante de trazado que continúe la de A Pobra de San Xiao
  8. Nuevas instalaciones de seguridad y control del tráfico (mediante el sistema de ASFA digital, señalización y enclavamientos) y telecomunicaciones.

Mejorar los 46 kilómetros entre la capital ourensana y Monforte como parte del corredor atlántico

En el Ministerio de Transportes apuntan que este plan de actuación en los 117 kilómetros de la vía férrea entre Ourense y Lugo tiene cuatro objetivos fundamentales.

El primero pasa por «mejorar la fiabilidad y competitividad» del tramo del tramo de 46 kilómetros entre Ourense y Monforte, en vista de que forma parte del corredor atlántico de mercancías.

El segundo de estos objetivos es conectar a Lugo a la red de alta velocidad a través de Ourense, mediante «una línea modernizada, más competitiva y fiable».

En tercer lugar, las mejoras previstas en la electrificación de la línea, con un refuerzo de la infraestructura ya existente entre Ourense y Monforte y la dotación de este servicio entre Monforte y Lugo, servirán para «reducir costes operativos y aumentar las prestaciones, lo que ayudará a hacer del ferrocarril un medio de transporte más competitivo frente a la carretera.

Y finalmente, en el ministerio recuerdan que uno de los pilares de la política de transportes en la Unión Europea pasa por reforzar el ferrocarril como medio de transporte sostenible frente a otros más contaminantes». Este conjunto de proyectos a llevar a cabo antes de que termine el 2023 deberían servir para incrementar el uso de esta línea férrea.

Nada sobre las variantes pendientes

La variante ferroviaria de A Pobra de San Xiao es una de las tres que están proyectadas desde hace veinte años para hacer más rápido el viaje en tren entre Ourense y Lugo. Las otras dos serán construidas entre Os Peares y Canaval y en Rubián (Bóveda), la primera entre Ourense y Monforte y la segunda entre esa última localidad y Lugo. El Ministerio de Transportes no las incluyó ayer en la lista de proyectos a llevar a cabo entre este año y el 2023. Los nuevos estudios informativos disponibles (los anteriores habían quedado desfasados) apuntan a que el coste de construirlas será de 970 millones de euros.

Malestar en la Xunta por no haber sido invitados al acto oficial

Nadie de la Xunta acudió este viernes a la presentación en Monforte de los planes de modernización del Ministerio de Transportes para la línea Ourense-Monforte-Lugo. No es que no quisiesen ir, es que no habían sido invitados y eso no ha sentado nada bien en el Gobierno gallego.

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, se refirió a este asunto durante una visita institucional que tenía programada en Ourense. Según informa Miguel Ascón, de la delegación de La Voz de Galicia en la capital ourensana, la conselleira dijo que lo «institucionalmente correcto en el marco del acuerdo de colaboración alcanzado esta semana entre la administración central y la gallega en materia de infraestructuras sería que a Xunta de Galicia participase nesa xuntanza». El gobierno de España y la presidenta del ADIF, añadió Ethel Vázquez, saben del interés de la Xunta por la mejora de la línea ferroviaria Lugo-Ourense. La conselleira recuerda que la colaboración institucional en este asunto resulta especialmente necesaria porque «o ministro Ábalos comprometeu que a alta velocidade a Lugo estaría en servizo no ano 2021».

Fuentes del ministerio apuntan a este respecto que la Xunta conoce de primera mano toda la información difundida este viernes en Monforte por la presidenta del ADIF y el secretario general de Infraestructuras. Se trata, indican, de uno de los proyectos abordados en la reunión de esta semana entre el presidente de la Xunta y el ministerio de Transportes. «En Monforte queríamos explicar estos planes al detalle, sobre el terreno y de acuerdo con las instituciones más locales», añaden en el ministerio. Representantes de Transportes recordaron además que hay más reuniones sobre infraestructuras programadas entre el ministerio y la Xunta en las que también se abordará la modernización de la conexión ferroviaria entre las ciudades de Ourense y Lugo.

Concejales del Gobierno local

Al acto de presentación de este paquete de proyectos que se celebró este viernes en el Ayuntamiento de Monforte asistieron representantes de la Diputación, como los socialistas Pablo Rivera y Pilar García Porto.

También estuvieron concejales del equipo de gobierno de Monforte, todos ellos del PSOE, como la primera teniente de alcalde, Gloria Prada, Iván Torres, Guillermo Díaz Aira o Pilar Espinosa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Casi 550 millones y tres años para modernizar la vía Ourense-Lugo