Alfonso Rueda supervisa las obras del futuro albergue de Diomondi

Francisco Albo
Francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Alfonso Rueda, a la derecha, durante la visita que realizó a las obras de rehabilitación del Palacio de Diomondi
Alfonso Rueda, a la derecha, durante la visita que realizó a las obras de rehabilitación del Palacio de Diomondi

Las obras de rehabilitación del antiguo palacio obispal empezaron en diciembre y tienen un plazo de ejecución de quince meses

06 mar 2021 . Actualizado a las 18:51 h.

El vicepresidente primero de la Xunta y conselleiro de Presidencia, Xustiza e Turismo, Alfonso Rueda, visitó ayer en el municipio de O Saviñao las obras que se llevan a cabo en el antiguo palacio episcopal de Diomondi para transformar este inmueble en un albergue público del Camino de Invierno. En la visita estuvieron presentes la directora de la agencia Turismo de Galicia, Nava Castro; el delegado territorial de la Xunta, Javier Arias, y el alcalde Juan Carlos Armesto.

Durante su visita, Rueda afirmó que las obras del Palacio de Diomondi se encuadran en la apuesta de la Xunta «por impulsar o Camiño de Inverno» y señaló que esta es una de las rutas jacobeas «que máis están a medrar en número de peregrinos». Los trabajos en curso -añadió-, «non só permitirán dotar aos peregrinos dun servizo de acollida, senón tamén recuperar un edificio medieval declarado ben de interese cultural pero que se atopaba en estado de abandono».

Las obras de rehabilitación del antiguo palacio obispal -adosado a la iglesia románica de San Paio de Diomondi- comenzaron el pasado diciembre y tienen un plazo de ejecución de quince meses. El proyecto, financiado por la Xunta con un millón de euros, comprende la creación de un alojamiento con capacidad para 34 personas y una zona de recepción de peregrinos. Una vez concluyan los trabajos, el inmueble se integrará en la Rede Galega de Albergues, formada por 78 establecimientos públicos.

El edificio histórico, después de haber servido como residencia de verano de los obispos de Lugo -entre otras funciones- fue utilizado como casa rectoral de la parroquia de Diomondi. Cuando dejó de cumplir este cometido quedó en desuso y sufrió un importante deterioro que se agravó considerablemente con un derrumbe parcial de su fachada principal a finales del 2010. Estos daños fueron reparados en una intervención que terminó en el 2015.