El huerto solar que pasa desapercibido sobre la cubierta de la plaza de Abastos

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Las placas solares que al menos en teoría abastecen de agua caliente al centro de día
Las placas solares que al menos en teoría abastecen de agua caliente al centro de día

Las placas que se instalaron durante el traslado del centro de día para abaratar costes energéticos se aproximan al final de su vida útil

01 mar 2021 . Actualizado a las 18:09 h.

«¿Paneles qué?... Yo pago los recibos de la luz». Sobre una de las cubiertas de la plaza de Abastos se asienta una instalación de placas solares de tamaño nada desdeñable, pero su presencia pasa desapercibida incluso para los titulares de los puestos de venta. El huerto solar urbano quedó listo para entrar en funcionamiento en el verano del 2005, en el contexto de unos incentivos a las energías renovables que pronto se esfumarían. Sobre su actual grado de aprovechamiento, nadie aporta datos desde el consistorio. La vida útil de los paneles se acerca a su fin y no está claro qué va a suceder con ellos.

La instalación se llevó a cabo, sin mucho bombo, para reducir costes energéticos con vistas a la apertura del nuevo centro de día. Por aquellas fechas pasó a ocupar la primera planta de la plaza de Abastos, que tiene su entrada en la calle Ricardo Quiroga. La actividad de los puestos había decrecido considerablemente en los años anteriores y los vendedores fueron ubicados en la planta baja del edificio.

La mitad del coste

El proyecto para la puesta en funcionamiento de las placas solares fue adjudicado a la empresa Técnicas Eléctricas y Desarrollo Integral por un presupuesto de 46.932 euros, de los que el Ayuntamiento puso la mitad y la Xunta de Galicia el cincuenta por ciento restante. «É unha aposta polas enerxías renovables coa que tamén se trata de mentalizar aos veciños sobre a necesidade de non esgotar os recursos», señalaba el entonces concejal responsable de Servizos, José Luis Rivera.