El coronavirus vuelve a entrar en la residencia de O Incio

Carlos Cortés
Carlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Una trabajadora de la residencia de San Rosendo en O Incio, durante el grave brote que afectó a este centro este verano
Una trabajadora de la residencia de San Rosendo en O Incio, durante el grave brote que afectó a este centro este verano ALBERTO LOPEZ

Detectado un contagio que afecta a uno de los mayores que viven en este centro, que ya sufrió un grave brote de covid-19 en la segunda ola

22 ene 2021 . Actualizado a las 18:20 h.

La tercera ola está haciendo crecer los contagios en prácticamente todos los municipios de la zona sur de Lugo, pero hasta ahora cabía el consuelo de que las residencias de mayores conseguían mantener a sus internos fuera del alcance del virus. Ya no. Este viernes la Xunta confirmaba el primer contagio entre los internos de uno de estos centros geriátricos. Y además es en la residencia de O Incio, la misma que a finales del verano pasado protagonizó uno de los capítulos más negros de la pandemia en Galicia, con un brote que provocó la muerte a 21 internos.

La persona que dio positivo vive en la residencia que la fundación San Rosendo gestiona en O Incio. En estos momentos, no hay constancia de que haya más contagios. Habrá que esperar a las pruebas que se realicen en los próximos días para comprobar si este brote se queda en un solo caso o va a más, como sucedió el pasado mes de agosto.

El 19 de agosto daba positivo en coronavirus una de las trabajadoras de esta residencia. Se había contagiado posiblemente en Monforte, en el brote que en aquel momento se encontraba activo en esa localidad. En solo unos días se confirmaron más de sesenta contagios dentro de la residencia, a pesar de que para aquel entonces ya llevaban cinco meses en vigor para todos los centros asistenciales unas normas de prevención muy estrictas y pensadas precisamente para reducir el riesgo de que algo así ocurriese. Finalmente, acabaron dando positivo positivo 93 de los 120 internos y 35 de los cerca de 50 trabajadores que formaban parte de la plantilla. En vista de que la situación estaba descontrolada, la Consellería de Sanidade intervino la residencia durante 71 días, el tiempo que permaneció activo el brote hasta que todos los contagiados que sobrevivieron recibieron el alta. Los 21 mayores que fallecieron suponen el 15% de los que vivían en esa residencia en agosto.

Este no es el primer contagio de coronavirus vinculado a un centro asistencial que se registra en el sur de Lugo este mes de enero. En estos momentos hay cinco trabajadores de residencias de mayores en cuarentena por diagnóstico de coronavirus. Cuatro pertenecen a la plantilla del geriátrico de la empresa Domusvi en Chantada y el quinto a la residencia pública de Monforte. Hai además un trabajador y un usuario contagiados en la residencia de Bóveda para personas con discapacidad física.

Vecinos de O Incio haciendo cola ante la casa consistorial para someterse a las pruebas de detección del coronavirus que se realizaron en el municipio, en una imagen de principios de este mes

«Durante os primeiros vinte días isto parecía un pobo fantasma»

francisco albo

En O Incio se celebra a la una de la tarde de hoy un acto de apoyo a los trabajadores y usuarios de la residencia local de mayores, donde el mortífero brote de coronavirus que comenzó hace alrededor de un mes ha provocado veintiún fallecimientos. El municipio, mientras tanto, trata de recobrar poco a poco la normalidad después de estos hechos, que causaron «unha freada brutal e brusca» en la vida cotidiana, según explica el alcalde Héctor Corujo. «Durante os primeiros quince ou vinte días despois de aparecer o brote isto parecía un pobo fantasma», dice a este respecto el regidor.

Seguir leyendo