La sordera no impedirá a Manuel Horta convertirse en entrenador

luis conde MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

LUIS CONDE

Es uno de los pocos gallegos con esta discapacidad que aspira a ser técnico

08 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Manuel Horta tiene claro que la sordera no será un obstáculo para convertirse en entrenador de fútbol. Este monfortino tomó la decisión de titularse para dirigir a medio plazo un equipo de fútbol, y para ello se matriculó este curso en el ciclo de entrenador que se imparte en el IES Río Cabe.

Horta está contento de haber dado el paso, pero reconoce las dificultades que tiene para aprovechar las clases. «El sistema que usan no está adaptado para las personas sordas, y esto se agrava con el uso de la mascarilla, que me impide saber lo que dicen los profesores y mis compañeros», señala Manuel Horta.

Este aspirante a entrenador reconoce que sería muy útil poder contar con la ayuda de un intérprete, que ya ha solicitado pero que aún no se lo han concedido. «Me ayudaría mucho poder disponer en clase de un intérprete de lengua de signos y así tener la misma información que mis compañeros, porque con el sistema actual me resulta muy difícil aprovechar las clases», añade .

Horta lamenta que no existan ayudas para estas cuestiones formativas. «No tenemos ninguna, y es una pena porque el deporte en general y el fútbol en particular, sería una gran oportunidad de integración entre niños sordos y oyentes. Yo no recibo ni ayuda económica ni personal, y me tengo que arreglar como puedo. Por eso seguiré reivindicando la ayuda de un intérprete», dice el aspirante a entrenador.

Su experiencia

Manuel Horta cuenta con una amplia experiencia en el fútbol, primero como jugador y después como asistente y delegado. Jugó en el Atlético Astorga, Arenas, Sober y Rubián -en total fueron 25 años-, y después ejerció de segundo entrenador en el Arenas, en el Rubián y en el Lemos B. «Después de tantos años vinculado al deporte rey consideré que ya era hora de obtener el título que acredite mi formación y mis conocimientos», asevera.

Horta tiene muy claro que su sordera no le impedirá estar en la banda dirigiendo a un equipo y dando instrucciones. «Aunque soy sordo hablo correctamente y las personas me entienden. Además, en fútbol las tácticas se explican en una pizarra, y siempre podré usar la lengua de signos, que es muy intuitiva y que los futbolistas entienden perfectamente. Y si aún así tuviera problemas, podría dar las instrucciones por escrito», puntualiza.

El fútbol es la auténtica pasión para Manuel Horta. «Es más que un deporte. Es una forma de vida. Me gusta crear estrategias para sorprender al rival y crear buen ambiente en un equipo», indica.

El deportista monfortino tiene su propio estilo futbolístico, y ya aventura como jugarán sus equipos. «Me gustan entrenadores como Johan Cruyff y Pep Guardiola. Mi idea se basa en pases cortos, triangulaciones y en aprovechar espacios, primando el equipo sobre las individualidades», apunta.