Un año pésimo que fue positivo para el patrimonio del sur lucense

Pese a la pandemia, en el 2020 se realizaron en este territorio numerosos proyectos de rehabilitación, investigación y divulgación del legado histórico y arqueológico


monforte / la voz

El año que está a punto de terminar, nefasto en muchos sentidos, fue sin embargo un período de gran actividad en lo que se refiere a la conservación, la investigación y la divulgación del patrimonio histórico del sur lucense. A pesar de todas las dificultades, durante los últimos meses se pudieron llevar a cabo obras de restauración de diversos monumentos y se aprobaron proyectos de rehabilitación que aún están en marcha o que se ejecutarán en los próximos meses. Asimismo, se realizaron importantes investigaciones arqueológicas y se mejoraron algunas instalaciones museísticas. A continuación se resumen las actuaciones realizadas o iniciadas bajo la pandemia.

 Iglesias rehabilitadas. El estado de alarma sanitaria declarado en marzo pilló en plena faena a los responsables de los trabajos de rehabilitación de las iglesias de San Vicente do Pino -en Monforte-, San Vicente de Pinol -en Sober- y Santa Cruz do Incio. Tras el período de inactividad debido al confinamiento, las obras pudieron reanudarse. Los trabajos en la iglesia de Monforte están a punto de terminar, mientras que los de Pinol y O Incio acabaron hace ya tiempo. Durante los pasados meses también se han ejecutado obras de rehabilitación en las iglesias de San Xillao de Lobios -en Sober-, Santo Estevo de Atán -en Pantón- y Trascastro, en O Incio. A principios de este mes comenzó además la restauración de la iglesia románica de Santo Estevo de Ribas de Miño, en O Saviñao. Por otro lado, hace poco se contrataron las obras de restauración de los murales de la iglesia de San Vicente de Pombeiro, en Pantón. En este municipio está pendiente también la restauración de un retablo del santuario de Augas Santas, que fue tramitada y aprobada este año. Otra actuación que queda para el año próximo es la rehabilitación de la iglesia del Colegio de la Compañía de Monforte de Lemos, que fue licitada en junio. Según las previsiones actuales, las obras -que cuentan con un presupuesto de 420.000 euros- comenzarán en marzo y estarán terminadas al cabo de seis meses, a principios de septiembre.

 Arqueología. En enero de este año se descubrió un conjunto de mámoas en Ribas de Sil, el primero que se documenta en este municipio. Meses más tarde, en verano, un campo juvenil de trabajo desbrozó el castro de Penadominga, en Quiroga, que llevaba muchos años oculto bajo la maleza. En A Pobra do Brollón pudieron llevarse a cabo nuevas campañas de excavaciones arqueológicas en el castro de San Lourenzo de Cereixa y el yacimiento medieval de Os Conventos, en la parroquia de Vilachá de Salvadur. En octubre se realizaron por primera vez sondeos arqueológicos en la parroquia de Proendos, en Sober, donde se ha descubierto un importante yacimiento de la época romana. Por otra parte, a principios de este mes se dio a conocer un estudio en el que se ha documentado la existencia de una red de 33 kilómetros de canales mineros en torno al túnel romano de Montefurado, en Quiroga.

 Museos. La alarma sanitaria entorpeció las obras de ampliación del museo de geología y paleontología de Quiroga, que finalmente pudo inaugurar sus nuevas instalaciones a finales de agosto. En noviembre concluyeron las obras de construcción del edificio del museo de la minería romana de Ribas de Sil, que será dotado de contenidos el año próximo con el fin de que pueda abrir sus puertas -según las previsiones del Ayuntamiento- como máximo en septiembre. Ambos museos constituyen una parte importante de las infraestructuras del geoparque Montañas do Courel, que este año organizó por primera vez unas jornadas de divulgación de su patrimonio natural y cultural bajo la denominación de Outono Xeolóxico.

 Albergues históricos. A principios de julio, la Xunta terminó las obras de rehabilitación ejecutadas en el monasterio de las Bernardas de Ferreira de Pantón, donde está previsto abrir una hospedería y un espacio expositivo sobre el patrimonio cultural e histórico del municipio. Un mes antes se licitaron las obras que transformarán el Palacio de Diomondi, en O Saviñao, en el primer albergue público del Camino de Invierno en el territorio lucense.

 Etnografía. El Ayuntamiento de O Incio recibió en julio una subvención de la Xunta para rehabilitar un molino tradicional en Saa. Hace escasas fechas, el gobierno local de Bóveda recibió en cesión otro antiguo que será restaurado en el núcleo de Souto.

 Ruta Transrománica. A finales del pasado octubre, por iniciativa de la Diputación lucense, diez iglesias románicas de la Ribeira Sacra lucense fueron incluidas en la Ruta Transrománica Europea, encuadrada en los itinerarios culturales del Consejo de Europa. Estos monumentos están repartidos entre los municipios de Monforte, O Saviñao, Pantón, Sober, Ribas de Sil, Chantada, Taboada, Carballedo, Paradela y Portomarín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un año pésimo que fue positivo para el patrimonio del sur lucense