La candidatura de Ribeira Sacra a bien mundial se decidirá en China

El Consejo de Patrimonio Histórico confirmó que la resolución será el próximo año

La directora xeral de Patrimonio, en la reunión por videoconferencia del comité español
La directora xeral de Patrimonio, en la reunión por videoconferencia del comité español

MONFORTE / la voz

El Consejo de Patrimonio Histórico analizó este viernes las candidaturas españolas que serán evaluadas en la próxima sesión del Comité do Patrimonio Mundial, que está previsto que se celebre en China en el verano del próximo año. En la relación de aspirantes a obtener esa declaración figura el paisaje cultural de la Ribeira Sacra. En la reunión, celebrada por vía telemática, la Xunta de Galicia estuvo representada por la directora xeral de Patrimonio Cultural, María del Carmen Martínez Insua. También participó el embajador de España ante la Unesco, Juan Andrés Perelló, así como representantes de diferentes comunidades autónomas.

La sesión número 44 del Comité del Patrimonio de la Unesco -en la que finalmente se decidirá sobre la declaración de Ribeira Sacra como bien mundial- iba a celebrarse entre los meses de junio y julio de este año en la ciudad china de Fuzhou, en la provincia de Fujian, pero tuvo que ser pospuesta como consecuencia de la pandemia.

La responsable de Patrimonio de la Xunta confía en que el exhaustivo trabajo de carácter técnico impulsado por la Consellería de Cultura «para acreditar e defender os valores sobranceiros deste territorio» culmine en el verano del 2021 con la declaración como bien mundial. La candidatura de Ribeira Sacra está actualmente en su última fase y encara «uns meses clave» con vistas a la obtención de ese reconocimiento.

Según informa la Consellería de Cultura, la Xunta de Galicia «está estreitando o contacto cos examinadores da Unesco, que recentemente tiveron a oportunidade de trasladarse ata o territorio para comprobar a súa importancia cultural, patrimonial e paisaxística».

Paisaje cultural y BIC

Los trabajos previos a la aceptación de la candidatura para que el territorio de la Ribeira Sacra pueda incorporarse a lista del patrimonio mundial se iniciaron en el 2015. Las opciones de este territorio repartido por las provincias de Lugo y Ourense recibieron un importante espaldarazo tres años después con su declaración como bien de interés cultural (BIC), con la categoría de paisaje cultural. Con este paso, necesario para formalizar la candidatura ante la Unesco, la Xunta quiso poner de manifiesto «o valor excepcional» del paisaje del viñedo en bancales y del patrimonio asociado a las zonas en las que se conserva.

A raíz de la declaración de BIC, el Gobierno gallego impulsó nuevas medidas encaminadas a apuntalar la candidatura, entre ellas la puesta en marcha de la Comisión Interdepartamental da Ribeira Sacra, organismo en el que están integradas siete consellerías. Este territorio podría obtener en el 2021 un reconocimiento que en Galicia ya recayó con anterioridad en el casco histórico de Santiago, las diferentes rutas jacobeas de peregrinación a Compostela, la Muralla de Lugo y la Torre de Hércules.

Actuaciones en marcha sobre destacados monumentos de ambas provincias

Desde la Xunta de Galicia destacan que el trabajo técnico relacionado con la candidatura de Ribeira Sacra a patrimonio de la humanidad cuenta con el respaldo «dun forte compromiso inversor reflectido nun plan específico para este territorio». El plan fue presupuestado con 34 millones de euros, de los que algo más de 6 millones se destinarán a mejoras en el período 2017-2020 en monumentos de los municipios de Lugo y Ourense que integran la candidatura.

El Gobierno gallego cita, en este sentido, las actuaciones en el Colegio del Cardenal (Monforte); las iglesias de Santo Estevo de Ribas de Miño (O Saviñao), Santo Estevo de Atán (Pantón), San Xoán de Portomarín y San Xiao de Lobios (Sober); y los monasterios de Santa María de Ferreira (Pantón), de Santo Estevo de Rivas de Sil (Nogueira de Ramuín) y Santa María de Xunqueira de Espadanedo.

Pacto por el paisaje

De este plan forma parte también el primer pacto por el paisaje de la Ribeira Sacra, que firmaron el pasado mes de octubre en el monasterio de Santa Cristina, en el municipio ourensano de Parada de Sil, representantes de la Xunta de Galicia, de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y del consorcio de turismo. La candidatura de Ribeira Sacra a patrimonio de la humanidad también se traducirá, por otra parte, en un plan de ordenación paisajística pionero en Galicia que se pondrá en práctica en la ribera de San Fiz, en las proximidades de Chantada, enclave vitícola de referencia en este territorio en el que proliferaron en los últimos años todo tipo de construcciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La candidatura de Ribeira Sacra a bien mundial se decidirá en China