Edu Rodríguez se doctora en el Lemos

luis conde MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

CARLOS CORTES

Con tan solo 27 años, el monfortino es uno de los técnicos que más años lleva en el cargo

18 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Edu Rodríguez puede presumir de ser uno de los entrenadores que más tiempo ha dirigido al Club Lemos. Después de Jesús Mari Fuertes, Carlos Vivero y Francis, el joven preparador monfortino es el que más raíces ha echado en la entidad. Cumple su cuarta temporada al frente de un equipo, al que cogió sin futbolistas, y devolvió a la Preferente Autonómica. El mérito es mayor, teniendo en cuenta las limitaciones económicas que tuvo a la hora de confeccionar el plantel.

«Es un orgullo defender este escudo y sumar cuatro años en el banquillo. Asumí el cargo con ilusión, y me considero hombre de club. Siento profundamente lo que es competir por esta camiseta cada fin de semana, y estoy muy orgulloso por poder representar al Lemos por lo que representa», comenta Edu Rodríguez.

A la hora de analizar los factores que han influido en su permanencia en el cargo tanto tiempo, el técnico lo tiene claro. «Primero, está la confianza del presidente y de su directiva, y luego los futbolistas. Todos los que pasaron estos años por el club, salvo uno o dos, siempre se han sentido identificados con mi trabajo, y no quiero olvidarme de mi equipo de trabajo. Sin todo esto, no habría estado tanto tiempo en el Lemos», señala Rodríguez.

Un estilo innegociable

Edu nunca engañó a nadie. Desde que accedió al cargo apostó por una filosofía de fútbol innegociable: ganar los partidos a través del buen fútbol. Inspirado en técnicos de la talla de Guardiola y Zidane, su Lemos siempre aboga por un fútbol combinativo.

Quizás, es por esta razón por la que muchos son los jugadores que ansían formar parte de su proyecto. «Posiblemente, en esto tenga que ver mucho mi idea futbolística, y es que al jugador el trabajo con balón en los entrenamientos los convence», añade.

Sus inicios

Edu Rodríguez ya tuvo claro desde niño que su futuro pasaba por los banquillos. Es verdad que jugó, pero lo dejó antes de tiempo para entregarse en cuerpo y alma a entrenar. Dirigió su primer equipo con tan solo 17 años. Recuerda como fue esa experiencia. «Mi mentor deportivo en esta faceta fue Juan Rodríguez, que me dio la oportunidad. Debuté con el benjamín B del Calasancio, y llevé el prebenjamín A. Disfruté mucho y fue un gran aprendizaje. El objetivo pasaba por enseñar a los niños a jugar al fútbol e inculcarles valores. Para mí estos están por encima de los resultados, y lo mantengo en la categoría sénior», añade.

Cogió al infantil A del Calasancio de último a mitad de temporada, y logró la permanencia en la última jornada. Fue su primera experiencia en fútbol-11, y ahí dirigió a jugadores de la talla de Álex Blanco, Jorge Méndez, Juan Rodríguez y Sergio Seijas. «Asumí un reto difícil, pero me veía preparado, y obtuvimos el premio deseado», indica.

Tras su paso por el infantil dio el salto al cadete, logrando un más que meritorio tercer puesto en la liga gallega. Pero el gran desafío el llega con 22 años. El CD Lugo llama a su puerta. Coincide con Toni Otero -era el secretario técnico- y con Adrián Loureda -fue clave en su fichaje-.