La Ribeira Sacra, ensalzada en la televisión pública francesa

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Un elevador de cajas de uvas en un viñedo de Sober en una captura de imagen del reportaje del canal France 2 sobre la Ribeira Sacra
Un elevador de cajas de uvas en un viñedo de Sober en una captura de imagen del reportaje del canal France 2 sobre la Ribeira Sacra

El canal France 2 dedica un reportaje al territorio en horario de máxima audiencia

01 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde esta semana, la Ribeira Sacra es considerablemente más conocida en Francia. El pasado lunes, el telediario Journal de 20 heures, del canal público de televisión France 2, dedicó a este territorio un reportaje de cuatro minutos y medio de duración en el que se muestran algunas de sus principales características. Este telediario, con una audiencia media de cerca de cinco millones de espectadores, es uno de los más vistos del país.

En la presentación del reportaje, el periodista Gilles Bouleau explica que la Ribeira Sacra -cuya situación es indicada en un mapa de la Península- se encuentra en «una de las regiones más bellas de Europa y también una de las más desconocidas». Las primeras imágenes muestran paisajes del cañón del Sil mientras una voz dice: «Envuelta en la bruma del amanecer, la Ribeira Sacra hechiza e intriga. En el corazón de Galicia, en el noroeste de España, es un mundo aparte que se desvela al borde del río Sil».

Imágenes de la vendimia

La viticultura ocupa una buena parte del reportaje, en el que se da a conocer la existencia de la denominación de origen y se muestran imágenes tomadas durante la pasada vendimia en el municipio de Sober. En la emisión aparecen el bodeguero Fernando González Riveiro -responsable de la firma Adega Algueira- y Maxime Bos, un francés que trabaja para esta empresa desde hace tres años, quienes explican las características de la viticultura en terrazas. «En pleno período de vendimia, más vale no tener vértigo para trabajar aquí», dicen los autores del reportaje, que indican asimismo que la labor de recogida de la uva se realiza principalmente a mano, con la única ayuda mecánica de elevadores para subir las cajas cargadas de racimos por las empinadas pendientes.