El área de urbanismo se queda sin personal al jubilarse el aparejador

La empresa de la oficina de rehabilitación asumirá el servicio por ahora

Un grupo de vecinos consultan el último plan de urbanismo, antes de su retirada
Un grupo de vecinos consultan el último plan de urbanismo, antes de su retirada

monforte / la voz

El aparejador municipal se jubila este miércoles después de 39 años como único funcionario asignado a los servicios de urbanismo del Ayuntamiento de Monforte. La junta de gobierno local aprobó a comienzos de septiembre la convocatoria de una plaza de arquitecto con carácter interino, pero con fecha de este lunes todavía no había sido publicada ni en la web municipal ni en el Boletín Oficial de la Provincia. El equipo de gobierno recurrirá provisionalmente a la arquitecta a cuyo estudio le fue contratada la gestión de las ayudas a la zona ARI.

En lo que va de mes se publicaron las bases de otros dos procesos selectivos aprobados en las mismas fechas que la convocatoria de la plaza de arquitecto. El concurso que ya está en marcha permitirá la contratación con carácter temporal de cuatro trabajadores con cargo al programa de fomento de empleo que financia la Diputación de Lugo. Las plazas que salen a concurso, previo acuerdo de la junta de gobierno local, son de tres auxiliares administrativos y un peón que prestará sus servicios en diferentes brigadas municipales.

Los servicios de urbanismo del Ayuntamiento se vieron reforzados mediante contrataciones temporales en los tiempos de mayor actividad de la construcción. Fue la fórmula a la que se recurrió, por ejemplo, en la etapa de Celestino Torres al frente de la alcaldía. En el año 2006, con Severino Rodríguez al frente del gobierno local, se anunció que los presupuestos incluirían la contratación de un segundo aparejador. La convocatoria, sin embargo, nunca llegó a llevarse a la práctica.

El Ayuntamiento había publicado poco antes una normativa urbanística contra el feísmo y entendía que sin reforzar el servicio municipal de urbanismo era imposible llevarla a la práctica. El problema se resolvió, aunque solo parcialmente, con la puesta en marcha de la oficina municipal de rehabilitación que gestiona la denominada zona ARI. La arquitecta de la empresa que tramita las ayudas destinadas al caso histórico se encargará de atender la oficina de urbanismo hasta que se resuelva el concurso para la contratación de un arquitecto de forma interina.

El alcalde considera suficiente la plaza de arquitecto que saldrá a concurso

El alcalde de Monforte, José Tomé, indicó que la plaza que sale a concurso es de arquitecto y no de arquitecto técnico o aparejador. «Facía falta un arquitecto porque hai determinadas cousas que un aparellador non pode firmar», señala. Tomé entiende que con este contrato, y el apoyo de tipo administrativo que puedan prestar otros trabajadores del Ayuntamiento, el servicio de urbanismo municipal podrá funcionar de forma satisfactoria. «Outros falaron de regularizalo, pero non o fixeron», subraya.

Para el concejal del BNG, Emilio Sánchez, la jubilación de aparejador municipal vuelve a poner de manifiesto el problema que plantea la ausencia de una relación de puestos de trabajo que defina con claridad en qué áreas municipales se precisa la cobertura de plazas.

Factores como la baja actividad de la construcción o la puesta en marcha de la oficina de rehabilitación restaron carga de trabaja a la oficina municipal de urbanismo. Pero Sánchez advierte de la existencia de otros frentes, como las denuncias abiertas por la Axencia para a Protección da Legalidade Urbanística, que precisan de la realización de una creciente número de informes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El área de urbanismo se queda sin personal al jubilarse el aparejador