Así fue la primera ola de covid-19 en el hospital público de Monforte

Un informe revela el perfil medio de los pacientes que estuvieron más graves

Punto de toma de muestras en el apardcamiento del hospital de Monforte para detectar casos de coronavirus
Punto de toma de muestras en el apardcamiento del hospital de Monforte para detectar casos de coronavirus

Monforte / la voz

Hombre, de 72 años y con otras enfermedades. Ese es el perfil medio de los pacientes que tuvieron que ser ingresados en el hospital público de Monforte durante la primera ola del coronavirus, durante la primavera y el principio de este verano. Es una de las conclusiones de un informe elaborado por personal del departamento de medicina interna de este centro sanitario y publicado en una revista científica internacional. Se trata del primer informe sobre el covid-19 efectuado por médicos gallegos que combina datos sobre el control clínico de la enfermedad en un hospital y en las residencias de mayores y demás centros asistenciales de su área de influencia .

El informe describe los cambios aplicados en el hospital de Monforte el pasado mes de marzo para hacer frente a la pandemia y los procedimientos puestos en marcha por los profesionales asignados a la denominada unidad covid. Entre el 10 de marzo y el 15 de mayo fueron hospitalizadas en Monforte 18 personas que se habían contagiado de coronavirus. Doce de ellos, el 66%, eran hombres, todos sufrían neumonía y ninguno llegó a precisar ventilación mecánica. Dos de ellos fallecieron.

Otros dos pacientes más eran candidatos a ingreso, pero fueron finalmente transferidos al Hospital de Lugo. Otro fue hospitalizado en Monforte quince día después de ser diagnosticado de coronavirus, pero su ingreso se debió a un aneurisma.

Los autores de este trabajo, firmado por seis médicos del servicio de medicina interna del hospital de Monforte, concluyen que el perfil de los pacientes contagiados que necesitaron atención hospitalario es similar a la media general. La mortalidad entre los ingresados en Monforte fue del 11%, superior a la media, pero la muestra es muy reducida, insuficiente como para tratar de sacar conclusiones.

En todo caso, el informe explica que la incidencia del virus en aquella primera ola de la pandemia fue baja en la zona que cubre este centro sanitario. Los autores creen que las razones de este buen control de la enfermedad tienen que ver con «el confinamiento temprano, la dispersión de la población, el manejo combinado entre el hospital y la atención sociosanitaria y el traslado de los pacientes solo por motivos esenciales».

Al contrario de lo ocurrido tras el brote de coronavirus registrado en Monforte en la segunda mitad de agosto, que provocó un contagio masivo en la residencia de mayores de O Incio, entre marzo y mayo la situación en los centros asistenciales de esta zona no se descontroló. El informe sostiene que para conseguirlo fue fundamental la coordinación con los geriátricos y los demás centros asistenciales.

Entre marzo y mayo se hicieron 827 pruebas PCR a internos de esos centros y se realizaron desde el hospital 1.044 llamadas telefónica de control de la situación. Los autores del informe creen que ese monitoreo de la evolución de los centros asistenciales evitó 36 hospitalizaciones, de pacientes que finalmente fueron atendidos en su lugar de residencia sin necesidad de traslado.

La unidad covid del hospital de Monforte está formada por facultativos de medicina interna y una geriatra, que trabajaron en red con el servicio de hospitalización a domicilio, atención primaria y las residencias de mayores y demás centros asistenciales de las comarcas de Monforte y Quiroga, el área geográfica atendida por el hospital de Monforte.

Siete publicaciones en revistas médicas firmadas en este centro sanitario

Igual que para el conjunto del sistema de salud pública, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus supone un desafío para los médicos que trabajan en el hospital de Monforte. Obligados a lidiar con una enfermedad nueva, de evolución y tratamientos inciertos, la primera ola los obligó a adoptar medidas inéditas. Aún así, los profesionales que trabajaron más directamente en la contención de la epidemia en este centro sanitario fueron capaces de hacer también investigación durante los meses que duró la primera ola. En lo que va de año, médicos del hospital monfortino han firmado siete publicaciones en revistas profesionales de ámbito internacional. Seis de ellas tienen que ver directamente con el coronavirus.

La más importante de esas seis es probablemente el informe sobre la gestión integral del covid-19 en este hospital, pero hay otra que sirve para constar que en Monforte se empezaron a aplicar tratamientos contra la trombosis ya en marzo, antes que en otros hospitales de Galicia. El trabajo se titula «Covid-19 y trombosis: más que una asociación casual» y fue publicado por Medicina Clínica, una publicación semanal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Así fue la primera ola de covid-19 en el hospital público de Monforte