Primer local nocturno denunciado desde el inicio de la pandemia

La Policía Local de Monforte abrió este sábado un expediente por exceso horario

Agentes de la Policía Local
Agentes de la Policía Local

monforte / la voz

Este fin de semana se abrió en Monforte el primer expediente sancionador por exceso de horario contra un local de ocio desde el inicio de la crisis del coronavirus. Con Galicia todavía oficialmente en estado de alarma, la Policía Local intervino además para dispersar a decenas de personas que charlaban o tomaban algo en la calle junto a otro local nocturno en el centro de la localidad.

El establecimiento que se enfrenta a una posible multa por incumplir este fin de semana el horario de cierre es uno de los que están en las proximidades del puente nuevo. En esa misma zona fue donde la Policía Local intervino para deshacer los grupos de personas que se habían formado a las puertas de otro local. En el estado de alarma está prohibidas este tipo de aglomeraciones en la calle, así que los agentes pidieron a la gente que se encontraba en la zona que se marchase. No hay propuesta de sanción para este local porque en este caso los infractores estaban en la vía pública y no dentro.

Noches desiertas

El cierre total de la actividad hostelera había dejado desiertas las noches de Monforte desde el inicio del estado de alarma el 14 de marzo. Una pequeña parte de esa actividad empezó a volver dos meses después, cuando a mediados de mayo las autoridades permitieron la reapertura de las terrazas, aunque con importantes limitaciones de aforo. Ese paso hacia la desescalada permitió abrir otra vez de noche a los locales de hostelería que habitualmente trabajan el ocio nocturno, pero no tienen licencia de pub o discoteca. Los pubs y las discotecas seguirán vetados hasta que empiece julio. La desescalada hostelera avanzó un nivel más el 8 de junio, con la llegada de la fase 3 y la autorización a abrir el interior de los locales, aunque con aforo limitado.

Entre mediados de mayo y el pasado fin de semana, en Monforte han ido reabriendo una parte importante de los locales de hostelería que suelen cerrar más tarde en el centro del casco urbano. La única excepción es Duquesa de Alba, la calle que monopolizó el ocio nocturno durante décadas y en la que todos siguen todavía con las persianas bajadas. La clientela también ha ido volviendo poco a poco, con cifras de actividad ya considerables tanto el primer fin de semana de junio como este último.

Vuelven los controles

En este contexto, la Policía Local ya vuelve a controlar que se cumplan los horarios de cierre. La norma que aplican los agentes es la que establece los límites para cada tipo de licencia, pero con un tope anticipado a las tres de la mañana. Los establecimientos que operan con licencias de café concierto y similares pueden en condiciones normales abrir hasta las cinco. Pero desde el inicio del estado de alarma, las autoridades consideran que más allá de las tres de la mañana se trata de ocio puramente nocturno, y ese sigue oficialmente vetado, en el caso de Galicia hasta que llegue el mes de julio. De forma que este fin de semana la hostelería nocturna en Monforte tenía que cerrar como muy tarde a las tres de la mañana, con el margen habitual de media hora más, tolerado para que los dueños puedan ir vaciando el local.

Todo cerrado en la calle Duquesa de Alba, también lo que no son pubs

Los pubs de la calle Duquesa de Alba suman ya doce fines de semana de cierre. Ni uno solo ha abierto desde que hace tres meses se decretó el estado de alarma para frenar la epidemia de coronavirus.

Podría parecer que les afecta la orden de cierre de pubs y discotecas, que en Galicia no podrán volver a abrir hasta principios de julio. Pero no es exactamente así. Una parte de los locales de ocio nocturno que están en esta calle de Monforte operan efectivamente con licencia de pub, así que sus dueños no tienen todavía ninguna posibilidad de abrir. Sin embargo, la mayoría figuran registrados como cafés concierto, cafés teatro o otras modalidades de licencia similares que permiten prolongar hasta las cinco de la mañana (en la práctica hasta las cinco y media, por el tiempo de cortesía para los desalojos de la clientela). Estos últimos pueden abrir desde que el pasado día 8 se estrenó la fase 3, que permite atender ya no solo las terrazas sino también el interior de los locales. Pero en Duquesa de Alba todo sigue cerrado.

Si los locales de esta calle no han aprovechado la desescalada es por una mezcla de factores. No volvieron cuando se permitieron las terrazas porque allí nadie tiene autorizadas las mesas en la vía pública. Y si también siguen cerrados cuando ya se permite abrir los interiores es probablemente por las limitaciones al aforo y también porque los habituales de los pubs de Duquesa de Alba están acostumbrados a empezar a acudir allí muy avanzada la noche. Casi nunca antes de las tres de la mañana, la hora límite en estos momentos.

Solo un local de Duquesa de Alba funciona con la licencia de pub

luis díaz

La mayoría tienen horario de café-concierto y hay dos que son tablaos flamencos

Duquesa de Alba y la calle de los pubs son sinónimos en Monforte. La presencia de locales de copas, mayor que en cualquier otra zona urbana, la hizo acreedora de una etiqueta que no siempre se ajusta a las licencias que solicitaron los negocios. Porque los pubs, en realidad, son una rareza en Duquesa de Alba. Solo uno de los veintidós establecimientos censados funciona como tal, aunque existen otros tres que pagan al Ayuntamiento una licencia mixta de cafetería y bar de copas. Lo que más abundan, con diferencia, son los locales con permiso de café concierto. Más de un tercio de las licencias municipales corresponden a esa actividad, que permite postergar el cierre como mínimo hasta las cinco de la madrugada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Primer local nocturno denunciado desde el inicio de la pandemia