Ribeira Sacra toma medidas para evitar que quede uva sin recoger

Las bodegas tendrán más facilidades para mezclar vinos de diferentes añadas

Trasiego de un depósito tras la fermentación en una bodega de Ribeira Sacra
Trasiego de un depósito tras la fermentación en una bodega de Ribeira Sacra

monforte / la voz

La denominación de origen Ribeira Sacra mueve ficha para favorecer la compra de uva por parte de las bodegas en la próxima vendimia. El cierre y las posteriores restricciones en la actividad de hostelería y restauración trajeron consigo un descenso en las ventas de vino, especialmente acusado para los productores sin presencia en los lineales de las grandes superficies comerciales. La incógnita para los viticultores radica en cómo influirá en la demanda de materia prima de esta cosecha el parón económico motivado por la pandemia. De momento, el consejo regulador revisó las exigencias relativas a la mezcla de vinos de diferentes añadas con el fin de dinamizar el mercado de la uva.

El revulsivo acordado por los responsables de la denominación de origen consiste en una modificación del pliego de condiciones de Ribeira Sacra que permitirá a las bodegas mezclar al vino del año un 15% procedente de cosechas anteriores. Hasta ahora, ese porcentaje -el máximo que establece la ley general para que un vino pueda llevar indicación de añada- debía corresponder a la vendimia previa o como mucho a la inmediatamente anterior a ella. En este último caso era necesario contar con un informe favorable emitido por el consejo regulador.

Sin los cambios acordados por la denominación de origen, las bodegas podrían comercializar vino identificado como 2020 con mezcla de un 15% de la cosecha del 2019, o de la del 2018 si conseguían la autorización correspondiente. Con la modificación que aprobó el consejo regulador, la mezcla podrá ser de cualquier añada siempre que no exceda el porcentaje del 15% que autoriza la normativa.

«É unha maneira de que as adegas se animen a comprar uva este ano, porque así haberá menos posibilidades de que o esforzo que podan facer se traduza á larga en excedentes», señalan fuentes del consejo regulador.

Aunque muchos vinos del año están en su mejor momento después de la siguiente vendimia, la inmensa mayoría de los consumidores son reticentes a la compra de añadas antiguas. La autorización de la mezcla de otras cosechas -en un porcentaje que no desvirtúa las características del vino- permite dar salida a lotes que de otro modo tendrían escasa o nula demanda.

En todas las denominaciones

Se trata de un recurso generalizado en el sector y en la práctica lo que hace Ribeira Sacra es adaptar su pliego de condiciones al de otras denominaciones de origen gallegas que ya admitían mezclasde vinos más allá de la segunda cosecha anterior. «Nas adegas preocupa que poda haber excedentes nos próximos anos. O mercado non se vai reactivar da noite á maña e este é unha forma de darlle saída ao viño se as vendas tardan en normalizarse», apunta un bodeguero.

Algunas bodegas se están poniendo en contacto estos días con sus proveedores para garantizarles la recogida de la uva. El sector elaborador asume que es un momento delicado para a estructura productiva de esta denominación de origen. «Hay muchos pequeños cosecheros que se van a pensar mucho seguir trabajando la viña si este año no les recogen la uva», opina un bodeguero. Uno de los vocales del consejo regulador resume en pocas palabras la actual encrucijada: «Non é o mellor momento para vender viño, pero Ribeira Sacra non se pode permitir perder viñas nin viticultores».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ribeira Sacra toma medidas para evitar que quede uva sin recoger