Ribeira Sacra sondea a las bodegas para saber si piensan comprar uva

Los mayores productores abordarán en una reunión si es viable mantener precios

Entrada de uva, la pasada vendimia, en la bodega Rectoral de Amandi
Entrada de uva, la pasada vendimia, en la bodega Rectoral de Amandi

monforte / la voz

El consejo regulador de Ribeira Sacra sondea a las bodegas para conocer cuáles son sus previsiones respecto a la compra de uva a los viticultores de la denominación de origen en la próxima vendimia. Los datos que recopila serán comunicados a la Consellería de Medio Rural y servirán de referencia -junto con las estimaciones de las demás zonas vitivinícolas- para que este departamento de la Xunta pueda concretar ayudas para paliar el impacto de la crisis sanitaria en este sector.

El conselleiro de Medio Rural, José González, abordó esta problemática a comienzos de mayo con los presidentes de los consejos reguladores. Entre otras cuestiones, entonces se habló de solicitar al ministerio que en la cosecha del 2020 se pueda mezclar hasta un 30% de vino del 2019. En la actualidad se permite un máximo del 15%, a partir del cual ya no se podría incluir indicación de añada en el etiquetado.

Desde el sector abogan por la autorización de esa medida para dar salida a la mayor cantidad de uva posible en una vendimia cada vez más próxima. A poco más de tres meses para su comienzo, muchas bodegas tienen la mayor parte del vino de la última añada sin vender por la paralización de la actividad de la hostelería a raíz de la alarma sanitaria.

El incremento del vino del 2019 que se pueda mezclar con los que lleven la indicación de añada del 2020 daría más margen de maniobra a las bodegas para comprar uva, en una campaña en la que habrá importantes volúmenes acumulados a los que dar salida. Los mayores productores de la Ribeira Sacra tienen previsto celebrar una reunión en las próximas semanas para valorar las expectativas con vistas a la vendimia y si será o no posible mantener el precio de la uva.

Según los datos que recoge un informe encargado por la Xunta a la consultora Nielsen, el 60% de la producción de vinos gallegos con denominación de origen se comercializa a través del canal de hostelería.

En el caso concreto de Ribeira Sacra, y según informó el consejo regulador, en abril se embotellaron 170.000 litros de vino, entre un 40 y un 50% menos que en el mismo mes del pasado año. El dato positivo sería que «los vinos de la D.O. Ribeira Sacra están siendo los vinos gallegos que más se venden en los supermercados», detalla la web de la denominación de origen.

El vino acumulado en las bodegas implica una menor liquidez económica de las bodegas para afrontar el pago de la uva este año. Pero también plantea limitaciones de espacio para almacenar nuevas cantidades de vinos. Fuentes del sector indicaron que una de las líneas de apoyo en las que trabaja la consellería es la financiación de la compra de nuevos depósitos.

Los datos que recaban los consejos reguladores sobre los planes de las bodegas con vistas a la vendimia podrían ser un indicador a la hora de establecer la partida correspondiente.

La consellería estudia una posible línea de ayudas para la compra de nuevos depósitos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ribeira Sacra sondea a las bodegas para saber si piensan comprar uva