La singularidad de la Ribeira Sacra, ¿freno para las ayudas a las bodegas?

Unións Agrarias pide un plan adecuado a la viticultura de segunda actividad

Unións Agrarias teme que la ralentización de la demanda de vino afecte a la vendimia
Unións Agrarias teme que la ralentización de la demanda de vino afecte a la vendimia

chantada / la voz

Unións Agrarias cuestiona la eficacia del plan de ayudas que acaba de presentar el Ministerio de Agricultura para hacer frente al fuerte impacto de la crisis sanitaria sobre el sector vitivinícola. Al menos en el contexto de la Ribeira Sacra, apunta el sindicato, «ningunha das grandes medidas que foron anunciadas no BOE van a facilitar o relanzamento do sector do viño por falta de adecuación a súa realidade». El portavoz de esta organización en las comarcas de Chantada y Monforte, Mariano López Nieves, avanza que presentarán alegaciones «no sentido de que se respecte a especificidade do modelo de viticultura social da D.O. Ribeira Sacra».

En esta denominación de origen, las medidas excepcionales que se adoptaron como consecuencia de la alarma sanitaria tienen un especial impacto en las pequeñas bodegas. El cierre de la hostelería y la restauración, y los condicionantes que marcarán su reapertura, afectan al principal canal de comercialización de estos productores.

«O confinamento derivado do actual de estado de alarma provocou unha caída nas vendas nas adegas, sobre todo as pequenas, polo peche do canal Horeca, o que pode dificultar o almacenamento e comercialización da produción da vindeira vendima», apuntan desde Unións Agrarias.

Lo que propone el sindicato es que la Xunta colabore con el ministerio «para a elaboración dun plan adaptado a morfoloxía do sector do viño, no que teña unha presenza relevante a viticultura social, de segunda actividade, as pequenas adegas con edicións curtas pero con prezos altos con destino a restauración». Solo así se podría concretar, según destaca, qué parte de los 74 millones de euros que se van a repartir entre el sector le corresponderán a Galicia y más concretamente a la Ribeira Sacra.

Soluciones como la destilación o la transformación de los excedentes de vino en vinagre, indica el sindicato agrario, solo están al alcance de las grandes bodegas por los mínimos que se establecen en la orden ministerial. «Tampouco a vendima en verde é aplicable porque a produción de uva da D.O. Ribeira Sacra está moi axustada e resulta moi prematuro pensar nun exceso de froito para a vendima», sostiene Mariano López Nieves.

Mezcla de vino viejo

«Respecto da mistura de colleitas ata un 30% de viño vello, como se valoraba a semana pasada desde Medio Rural, non ten fácil concreción polas limitacións da UE, que só permite chegar a un 25% e nuns casos moi específicos», afirma el representante de Unións Agrarias.

Desde su punto de vista, resulta imprescindible que se constituyen mesas de trabajo en todas las denominaciones, con participación activa de bodegas y viticultores, para impulsar el sector en este difícil momento. Para ello considera imprescindible que se aceleren «os estudos de custes de produción vitivinícolas».

Unións Agrarias exige además a la Xunta que vincule la concesión de cualquier línea de liquidez a las bodegas «á que garantan a recollida da uva a prezos que cubran os custes de produción e que se obrigue a depositar os contratos de abastecemento nun rexistro público para certificar que este cumpre coa lexislación vixente».

El sindicato quiere que las líneas de liquidez sean para las bodegas que compren uva

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La singularidad de la Ribeira Sacra, ¿freno para las ayudas a las bodegas?