«¿Un tercio del local y 1.400 euros de alquiler? Así es mejor no abrir»

Los hosteleros temen una avalancha de cierres con las restricciones que se avecinan

Mobiiario de las terrazas apilado frente a la entrada de un local de hostelería de Monforte
Mobiiario de las terrazas apilado frente a la entrada de un local de hostelería de Monforte

monforte / la vozmonforte / la voz

De la rebaja del precio de los alquileres y el aplazamiento de los pagos durante la alerta sanitaria dependerá en buena media el futuro más inmediato de multitud de comercios y establecimientos de hostelería. En el caso de bares, cafeterías y restaurantes, la delegación en la zona de la asociación provincial realizó una encuesta de urgencia entre los empresarios sobre los precios que pagan por los locales.

El sector recaba datos para negociar con el Gobierno, a través de la federación estatal, una salida conjunta a la situación crítica a la que le empujó la pandemia. «¿Un alquiler de 1.400 euros para aprovechar solo un tercio del negocio? En esas condiciones es mejor no abrir», dice Beatriz Vila, portavoz de la asociación provincial en Monforte.

La frase resume el sentir de los asociados con los que contacta estos días para intercambiar impresiones y dar ánimos con vistas a una reapertura por concretar. «Hablas con los hosteleros y se te cae el alma a los pies. Esperaban la Semana Santa como agua de mayo y desde que empezó todo esto la facturación es cero. Hay familias enteras para las que el negocio supone la única fuente de ingresos», explica.

Aunque las condiciones para la vuelta a la actividad de bares y restaurantes aún están sin definir, e incluso parece que puede retrasarse más allá del verano, los responsables del Gobierno dieron algunas pistas en sus últimas comparecencias sobre cómo podría llevarse a cabo la reapertura. No hay fecha fija, pero está claro que habrá limitaciones de aforo en los locales.

Los mismos gastos

La hipótesis que baraja la asociación, al menos en estos momentos, es que en una fase inicial podría aprovecharse aproximadamente una tercera parte de la superficie de los locales para poder cumplir las garantías sanitarias. «Se os gastos van ser os mesmos, é unha loucura. Así non se pode manter persoal», se queja el propietario de un restaurante.

«Hay gastos fijos que van a seguir prácticamente igual aunque solo trabajes un tercio del espacio, pero los ingresos sí que se reducirían a un tercio al limitarse el aforo», apunta Beatriz Vila. En las condiciones en las que dejará la economía la crisis sanitaria, destaca la delegada de las asociación, es inviable compensar esas restricciones mediante un incremento de precios.

«Cos prezos xa non hai moita marxe», señala al respecto el dueño de otro local. Aunque los costes se incrementaron en los últimos años, la hostelería trató de que repercutiesen lo menos posible en los clientes. «Tienes dos o tres meses fuertes al año, pero el resto hay que contar solo con clientela de aquí y los sueldos son los que son», comenta otro representante del sector.

Tras más de un mes de confinamiento, la situación de la hostelería resulta contradictoria. «Falo cos meus compañeiros e todos estamos desexando abrir de novo. Pero logo empezas a pensar en que condicións vai ser e as présas vanse», dice un hostelero de la Compañía. Entre alquiler, impuestos, recibos varios y nóminas un local medio puede tener unos 6.000 euros fijos de gasto mensual, palabras mayores en estos tiempos.

Por otro lado, el delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, mantuvo un encuentro por videoconferencia con representantes de la asociación provincial de empresarios de hostelería, a los que informó entre otras cuestiones de las líneas de apoyo al sector habilitadas por el Gobierno gallego como respuesta a la crisis sanitaria.

Los directivos de este colectivo también contaron con el asesoramiento de personal técnico de las consellerías de Cultura e Turismo y del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape). Entre los interlocutores de Balseiro en la videoconferencia celebrada este lunes estaba el presidente de la asociación provincial de hostelería, Cheché Real.

El delegado territorial indicó que la primera de una serie de tomas de contacto con los empresarios para debatir de forma conjunta medidas que contribuyan a mitigar el impacto de las crisis sanitaria sobre la actividad de sus negocios.

En esta primera reunión, según informa la Xunta, se abordaron «iniciativas centradas no mantemento empresarial, o contexto laboral e a disposición de liquidez para o tecido da hostalería, a restauración e o turismo». Los encuentros por vía telemática continuarán este martes y será el turno de la Asociación de Jóvenes Empresarios de la provincia (AJE Lugo), que agrupa a un importante número de emprendedores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«¿Un tercio del local y 1.400 euros de alquiler? Así es mejor no abrir»