Los depósitos del agua siguen a nombre de vecinos de Ribas Altas

Están en el monte comunal, y el Ayuntamiento busca la forma de legalizarlos

Obras de ampliación del depósito de O Cornado que abastece al casco urbano, en el año 2001
Obras de ampliación del depósito de O Cornado que abastece al casco urbano, en el año 2001

MONFORTE / la voz

Los dos depósitos municipales desde los que se bombea al casco urbano y las parroquias el agua procedente de la planta potabilizadora de Ribas Altas están desde su construcción en una situación irregular. Fueron levantados en fases sucesivas por el Ayuntamiento, al que en teoría debería corresponder su titularidad. Pero no sucede así exactamente. Los tanques de la red de abastecimiento de agua ocupan terrenos comunales pertenecientes a la parroquia de Ribas Altas. El conflicto se destapó a comienzos del pasado año, cuando el Catastro reclamó a los vecinos el pago de la contribución. Desde entonces, no se encontró una salida que permita regularizar la situación de las instalaciones.

La directiva de la asociación vecinal de montes en mano común de O Cornado y San Roque comunicó al Ayuntamiento a finales del 2018 que había recibido un requerimiento para abonar el IBI de las instalaciones municipales que están situadas en el primero de esos montes. En la gerencia territorial del Catastro no constan documentos que acrediten la titularidad municipal de los depósitos, de ahí que exija el pago de la contribución a la comunidad propietaria del monte en el que se ubican.

El Ayuntamiento aconsejó entonces a la asociación de vecinos que abonase la cantidad que se les reclamaba en concepto de contribución, con el compromiso de que les sería reintegrada de con cargo a los presupuestos municipales. Aquella fue una solución provisional, mientras se buscaba la forma de legalizar la titularidad de los depósitos. Un año después, sigue sin darse con la fórmula adecuada. El último intento fue una propuesta de compra de los terrenos por parte del Ayuntamiento. Los vecinos, sin embargo, la rechazaron en un primer momento al entender que al tratarse de suelo comunal no se puede enajenar.

Asamblea para debatirlo

La asociación tiene previsto tratar este asunto en una asamblea convocada para el próximo 20 de marzo. Los miembros de la directiva mantuvieron varias reuniones con el secretario municipal para cerrar algún acuerdo. Cualquier solución deberá ser ratificado, en última instancia, por los comuneros. La exconcejala del PP Julia Rodríguez, que llevó este asunto a pleno en el pasado mandato, había planteado la posibilidad de firmar un acuerdo de cesión. La otra alternativa que se barajó entonces, y que quedó pendiente de una valoración por parte de los técnicos municipales, era la expropiación de los terrenos donde se levantan los depósitos del agua.

El primero de ellos, de unos cinco mil litros de capacidad, fue construido en la pasada década de los 80 y ampliado con posterioridad. A ese depósito central se sumó otro construido a finales de los 90 y denominado Cornado Baixo, al que se bombea el agua desde la presa de Ribas Altas para su distribución a las parroquias.

En las oficinas municipales no hay rastro de acuerdo alguno con los propietarios del monte en mano común para la ubicación de los depósitos en sus terrenos. En la misma situación están las pistas de acceso y las conducciones del agua. El problema, según denunciaron los vecinos en su momento, va más allá del pago de la contribución que correspondería al Ayuntamiento. Como titular de las instalaciones, la asociación es responsable a efectos legales de un hipotético accidente.

El conflicto que se plantea en O Cornado tiene un precedente en As Lamas

El alcalde, José Tomé, se reunió en varias ocasiones con la asociación de vecinos para buscar una salida al problema que trascendió cuando el Catastro reclamó la contribución a la comunidad de montes de Ribas Altas. En los últimos encuentros, sin embargo, el interlocutor de la directiva fue el secretario municipal. Al parecer, existe una figura legal que permite pagar por los terrenos comunales sin que sea una compra propiamente dicha. La propiedad seguiría siendo de los vecinos, pero el Ayuntamiento constaría como usufructuario y responsable de las instalaciones. «Estamos buscando a fórmula legal que nos conveña a todos. O problema vai ter solución, ten que tela», señala Tomé.

El conflicto suscitado por la instalación de los depósitos de la traída de agua municipal en el monte Cornado no es el único que afecta en los últimos años al terreno comunal de Ribas Altas. En el año 1988, los vecinos de esa parroquia denunciaron públicamente la ocupación irregular de fincas en mano común situadas en la zona de As Lamas. Según su versión, el monte comunal de Ribas Altas lindaba en esa zona con el de Seoane.

También terreno municipal

Los vecinos de Chao do Fabeiro se sumaron a aquellas protestas al considerar que también se estaba ocupando terreno que era propiedad de su monte comunal entre el que figuraban 80 hectáreas de titularidad municipal. Las quejas de ambas parroquias se formularon por escrito al Ayuntamiento, pero las directivas de las asociaciones no fueron más allá en sus reclamaciones

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los depósitos del agua siguen a nombre de vecinos de Ribas Altas