La Xunta declara zona ARI todos los municipios de la Ribeira Sacra

El objetivo es rehabilitar 2.000 viviendas en los próximos diez años


monforte / la voz

La Xunta acaba de aprobar la declaración de los veinticinco municipios que forman la Ribeira Sacra como área de rehabilitación integral (ARI). La medida había sido avanzada a finales del verano pasado dentro del plan especial para la Ribeira Sacra, un paquete de actuaciones con consignación presupuestaria imprescindible para dar solidez ante la Unesco a la candidatura de la Ribeira Sacra como aspirante a patrimonio de la humanidad. El Consello de gobierno de la Xunta la aprobó finalmente en su reunión de este jueves, en una declaración que incluye detalles significativos.

Los propietarios de viviendas situadas dentro de áreas de rehabilitación integral tienen opciones a ayudas públicas para la realización en ellas de diferentes obras de reforma. La cuantía máxima es de 16.000 por obra, aunque que se alcance o no esta cantidad depende de la inversión total que sea precisa en la obra y de la disponibilidad de presupuesto. La declaración en bloque como zona ARI de un territorio tan grande no tiene precedentes, aunque parte de los municipios de la Ribeira Sacra ya disponen de núcleos o parroquias declarados ARI. De hecho, el de Sober se convirtió hace aproximadamente cinco años en el primero en obtener esta consideración para todo su término municipal.

La resolución incluye un objetivo concreto que la Xunta considera deseable y alcanzable de aquí a diez años: la rehabilitación de unas 2.000 casas o pisos con este tipo de subvenciones en el conjunto de los veinticinco municipios. Un informe técnico que respalda esta declaración apunta, según informan los portavoces de la Xunta, que un 35% de las viviendas existentes en la Ribeira Sacra presentan un estado de conservación regular o malo. Hay además un 5% que directamente se encuentran en estado ruinoso.

Según especificó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en la rueda de prensa posterior al Consello, la declaración de zona ARI no solo supondrá ayudas económicas para la realización de obras particulares en viviendas. También tendrán acceso a una línea específica de financiación para la realización de mejoras en vías de comunicación y espacios públicos. Cada uno de los veinticinco ayuntamientos recibirán hasta 2.000 euros por cada proyecto de rehabilitación de viviendas completado.

Feijoo añade que esta medida se justifica por la realidad de un territorio en el que hay muchas viviendas susceptibles de ser rehabilitadas y que se caracteriza por una alta dispersión poblacional. Estos elementos, explica el presidente de la Xunta, hacen aconsejable una intervención conjunta para la rehabilitación y renovación de edificios, el aumento de la ocupación de los edificios y la mejora de la eficiencia energética, de las condiciones de seguridad y accesibilidad, de las instalaciones públicas de suministro de agua y energía y de la calidad del medio urbano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta declara zona ARI todos los municipios de la Ribeira Sacra