Nogueira de Miño recuperó por un tiempo el Entroido Ribeirao

La parroquia retomó la fiesta hace 26 años tras un paréntesis de más de un decenio

Celebración del Entroido Ribeirao en la parroquia de Vilaúxe en 1994, en una imagen del archivo fotográfico de La Voz
Celebración del Entroido Ribeirao en la parroquia de Vilaúxe en 1994, en una imagen del archivo fotográfico de La Voz

chantada / la voz

El pasado fin de semana, el Domingo Lambedoiro marcó el inicio del Entroido Ribeirao en la parroquia chantadina de Santiago de Arriba, la única que mantiene hoy vivo este carnaval rural tradicional. En la década de 1990 no era así, ya que por entonces el festejo también se conservaba -aunque con muchas dificultades- en otras localidades del municipio. El 29 de enero de 1994, una información publicada en La Voz de Galicia señalaba que la parroquia de Nogueira de Miño se disponía a recuperar el Entroido Ribeirao después de haber pasado más de una docena de años sin celebrarlo.

Los vecinos de Nogueira, según informaba este diario en aquellas fechas, tenían previsto invertir unas 35.000 pesetas en organizar el renacido festejo. Uno de los aspectos que más trabajo dieron fue conseguir un número suficiente de cencerros para que los pudiesen utilizar los personajes típicos de este carnaval. Para ello -indicaba Enrique González, uno de los organizadores- había sido necesario recorrer numerosas localidades en un radio de unos treinta kilómetros. Esos tiempos, según precisaba La Voz, era muy difícil encontrar en el mercado las campanas del tipo requerido para la fiesta y solo algunos comercios de Portugal las tenían todavía a la venta. Al mismo tiempo, se desempolvaban los trajes de los personajes tradicionales de este carnaval -volantes, peliqueiros y mecos- que todavía conservaban algunos vecinos, o bien se preparaban otros nuevos.

Junto con Nogueira, en la primera mitad de los años noventa, el Entroido Ribeirao también se celebraba -aunque de una forma discontinua e intermitente- en las parroquias de Vilaúxe, Líncora y Santiago de Arriba. «Con la aportación de los vecinos de Nogueira -decía asimismo la información aparecida en La Voz- se amplía el espectro de los entroidos autóctonos, una tradición a la que el franquismo apenas pudo sofocar y que sucimbió, como tantas otras, por el despoblamientos de las zonas rurales». Pero aquella efervescencia no duraría mucho tiempo. Tras la resurrección de 1994, el Entroido Ribeirao volvió a celebrarse en Nogueira en varias ocasiones, así como en las otras parroquias que todavía conservaban la tradición. Pero en los años siguientes el festejo fue desapareciendo de Nogueira y las demás localidades para mantenerse vivo únicamente en Santiago de Arriba, donde la asociación Amigos do Entroido Ribeirao se ha encargado de conservarlo hasta la actualidad.

Desfiles urbanos

Por otro lado, en 1994 se había impuesto la costumbre de llevar los personajes característicos del Entroido Ribeirao a participar en las celebraciones del carnaval urbano de la capital del municipio. «Los volantes y mecos han sido en los últimos años en los desfiles de la villa, aunque su presencia ha sido testimonial», explicaba a este respecto la información de La Voz.

Una celebración de singular interés etnográfico que ahora tiene la categoría de BIC

El carnaval tradicional de Chantada se mantuvo vivo bajo el franquismo pese a que la dictadura prohibió durante años este tipo de celebraciones. La emigración y la despoblación de las áreas rurales hizo que el festejo se fuese perdiendo durante la segunda mitad del siglo XX. Después de un período en el que estuvo prácticamente desaparecido, su recuperación comenzó a principios de la década de 1990 en la parroquia de Vilaúxe y pronto le siguieron otras localidades de la ribera chantadino del Miño.

Pese a ello, la supervivencia del festejo fue difícil y llegó a haber un año en el que no se celebró en ninguna parroquia. Fue en los carnavales de 1997 -según informó La Voz en su momento- debido al luto por el fallecimiento de un vecino en Nogueira de Miño, única localidad donde estaba previsto que el festejo se celebrase aquel año. En 1998 la fiesta volvió a organizarse en Vilaúxe y la tradición logró mantense hasta hoy pese a los altibajos.

Popularidad creciente

Durante aquellos años, por otro lado, el festejo comenzó a ganar popularidad fuera del municipio, aunque todavía distaba mucho de ser tan conocido como los célebres carnavales de Laza, Verín, Xinzo de Limia y otras localidades ourensanas. En 1994, el Entroido Ribeirao -a cargo de los vecinos de Nogueira- apareció por primera vez en el programa Luar de TVG. Desde entonces, su valor etnográfico e histórico ha sido cada vez más reconocido. El festejo -junto con el carnaval de Salcedo, en A Pobra do Brollón- fue catalogado por la Xunta como patrimonio inmaterial de la Ribeira Sacra en la declaración de este territorio como bien de interés cultural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Nogueira de Miño recuperó por un tiempo el Entroido Ribeirao