La plantilla de la piscina amaga con un iniciar un paro indefinido

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

CARLOS CORTÉS

Los trabajadores dicen que el alcalde tendrá que actuar si el día 12 no hay acuerdo

30 ene 2020 . Actualizado a las 19:31 h.

El vaso de la paciencia del personal de la piscina parece haber llegado al límite. Si la solución a los problemas que atraviesa la empresa no llega antes del 12 de febrero, es más que probable que acabe por desbordarse. Para ese día está prevista una nueva reunión entre el Ayuntamiento y Alacer Ocio, en la que todo indica que por fin se pondrán sobre la mesa las cuentas de la gestión. En el caso de que las cifras pongan de manifiesto la existencia de un desequilibrio económico en el contrato, habrá una compensación municipal que en principio facilitará el pago de las nóminas pendientes. De no ser así, el conflicto entraría en un callejón de difícil salida.

La plantilla se reunió este jueves para valorar los resultados de la reunión del miércoles entre responsables municipales y de la empresa. El delegado de personal se incorporó al término del encuentro para ser informado de lo que había dado de sí. Después de trasladar sus impresiones al resto de los trabajadores, tiene claro que de la cita del día 12 «xa ten que saír algo». «Se a colaboración coa empresa non vai adiante, o Concello deberá tomar outro tipo de camiño», advierte.

Los trabajadores de la piscina no quieren que las reuniones entre el Ayuntamiento y la empresa se sucedan sin un compromiso claro sobre el cobro de las nóminas en lo que queda de contrato. El alcalde garantizó en el último pleno que, sea cual sea el desenlace, la actual plantilla será subrogada con el cambio de concesión que al menos sobre el papel se formalizará en marzo del próximo año. Pero el personal no está por la labor de aguantar hasta entonces sin tener los pagos al día y tratará de meter resión a ambas partes con vistas a la reunión del día 12.