Las terrazas de la Ribeira Sacra buscan repercusión internacional

Numerosos especialistas en este tipo de paisajes asistieron a un foro en Sober

Un momento del foro sobre las terrazas vitícolas que se celebró en la bodega Regina Viarum, en el municipio de Sober
Un momento del foro sobre las terrazas vitícolas que se celebró en la bodega Regina Viarum, en el municipio de Sober

monforte / la voz

La bodega Regina Viarum de Sober acogió ayer un foro internacional que tuvo el objetivo de resaltar el valor y las potencialidades del paisaje de terrazas vitícolas de la Ribeira Sacra y comparar las experiencias de este territorio con las de otras regiones y países que cuentan con paisajes similares. El encuentro, bajo el lema «As paisaxes de socalcos. Olladas desde a Ribeira Sacra», fue promovido por el grupo de desarrollo rural Ribeira Sacra-Courel, cuyo gerente, Martín Alemparte, señaló que la convocatoria tuvo una respuesta más amplia de lo que esperaban los organizadores. «Vino mucha gente de lugares como Ourense, Vigo, A Coruña, Valladolid, Cantabria o Madrid, pero la verdad es que contábamos con una mayor presencia de asistentes de la propia Ribeira Sacra», puntualizó por otro lado.

Una de las finalidades del simposio consistió en divulgar las singularidades del paisaje vitícola de la Ribeira Sacra entre especialistas de diversas procedencias. Por este motivo, uno de los invitados al encuentro fue Hermann Tillmann, investigador en agroecología de la universidad británica de Coventry y coordinador de la International Alliance for Terraced Landscape Alliancenacional por los Paisajes de Terrazas-, una entidad creada en el 2010 que se dedica a estudiar este tipo de paisajes y defender su conservación en numerosos países. En el foro también tomaron parte especialistas de universidades y otras instituciones de Portugal, la Comunidad Valencia, Baleares y Canarias. El programa de actividades comprendió la presentación de un libro sobre el paisaje de terrazas de la Ribeira Sacra del geógrafo Augusto Pérez Alberti, catedrático de la Universidade de Santiago.

Intercambio de experiencias

Además de ayudar difundir el conocimiento del paisaje de la Ribeira Sacra en otros ámbitos, el foro pretendía servir como un espacio para intercambiar experiencias acerca del aprovechamiento económico, cultural y educativo de estos territorios. «Una de las conclusiones que se pueden sacar de la comparación con las experiencias de otros lugares -apuntó a este respecto Alemparte- es que aunque en la Ribeira Sacra aún queda mucho por hacer, en los últimos años se han llevado a cabo muchas iniciativas de interés y se ha conseguido que ahora venga mucha gente a conocer este territorio precisamente por su paisaje, algo que no se podía concebir en una época tan reciente como los años 90».

En cuanto a los paralelismos con otros territorios, el gerente del GDR puso como ejemplo de especial interés una intervención sobre el paisaje vitivinícola del monte Lentiscal, en Gran Canaria, que corrió a cargo de María del Pino Rodríguez Socorro, investigadora en turismo y desarrollo sostenible de la Universidad de Las Palmas. «La ponente explicó que en este territorio está habiendo un retorno hacia un turismo sostenible y de calidad, en contraste con el turismo masificado típico de Canarias, y eso es algo que también se está buscando potenciar actualmente en la Ribeira Sacra», apuntó.

El simposio es el primero que se dedica a los tradicionales bancales vitícolas

El GDR echa en falta una mayor implicación de los agentes locales en la iniciativa

Entre el medio centenar de asistentes al foro celebrado ayer en Sober, según indicó Martín Alemparte, hubo profesionales de campos como la arquitectura, el paisajismo o la enseñanza universitaria y funcionarios de la administración pública. «El hecho de que viniese mucha gente de fuera es una prueba del interés que está despertando la Ribeira Sacra y confirma que que hay que seguir trabajando para darla a conocer», comentó. «También hubo representantes de los ayuntamientos de este territorio, pero en principio esperábamos que viniesen más agentes locales, más personas relacionadas con las actividades que se desarrollan aquí, como las bodegas o los negocios turísticos, porque uno de los objetivos del foro es ayudar a concienciar a la población local sobre la singularidad de este paisaje y sobre cómo sacar provecho de él», agregó.

En cualquier caso, Alemparte considera muy positivo el resultado de esta jornada y apunta que la iniciativa es un buen punto de partida para desarrollar más adelante nuevas iniciativas en este sentido. «Era la primera vez que se organizaba un foro para hablar específicamente sobre el paisaje de la Ribeira Sacra y la respuesta puede considerarse muy satisfactoria», dice. «Sería muy interesante fijarse en el ejemplo de otros lugares donde se buscan fórmulas para hacer compatible la conservación de los paisajes tradicionales con el rendimiento económico, y también hay que tener en cuenta que Europa apuesta apuesta cada vez más por la sostenibilidad y la biodiversidad», agrega por otro lado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las terrazas de la Ribeira Sacra buscan repercusión internacional