Dos goles de Tazos en cuatro minutos cambiaron el sino del choque

El tercero lo consiguió con un lanzamiento desde 70 metros que sorprendió al guardameta del Atlético Arteixo


Monforte

Borja Tazos fue el gran protagonista de la victoria del Club Lemos ante el Atlético Arteixo. Sus dos goles en cuatro minutos le dieron la vuelta al marcador. Pero, sin duda, será el tercero -el segundo en su cuenta particular- el que quedará para la historia y como uno de los mejores de la temporada.

Un lanzamiento desde 70 metros provocó que el balón se alojara en la portería de un Arteixo, que veía como se quedaba sin los tres puntos que casi tenía amarrados minutos antes. Es el primero que marca de este modo, pero ya lo intentó en otras ocasiones. «Sempre miro se está o porteiro adiantado, e se é así intento sorprendelo dende lonxe. Nunca marcara un así, pero si estiven a piques de logralo nun CD Ourense-CD Barco, pero o porteiro Taranilla fixera unha gran parada», señala Tazos, que al recordar ese gol del domingo se le pone la piel de gallina.

El ourensano admite que esa fue la mejor tarde que vivió como jugador del Lemos. «Foi incrible. Non o podía crer, e estou moi contento porque este tanto servíu para gañar o partido», añade Tazos.

El defensa ourensano reconoce que fue tal la alegría que en el vestuario intentaron mantearlo. Tazos está contento con el protagonismo que tiene en el equipo. «Síntome moi ben, porque teño a confianza do míster. É verdade que cando teño que traballar de tarde chego máis apurado aos adestramentos, pero vexo que vou a máis», dice.

Sobre la reacción del Lemos en las últimas jornadas, Tazos es claro: «A situación de principio de liga non era a real. Agora si está sendo xusto o fútbol con nós. Entendo que polo traballo que facemos temos que ir a máis», concluye Tazos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dos goles de Tazos en cuatro minutos cambiaron el sino del choque