La caída de rocas de gran tamaño vuelve a cortar a tráfico la N-120

Los técnicos estudian la estabilidad del talud en el tramo que sufrió el derrumbe


ourense / monforte/ la voz

A última hora de la tarde del viernes fue necesario cortar completamente la circulación en la carretera Nacional 120 a su paso por el término municipal de Ourense. Debido a las intensas lluvias, piedras de gran tamaño cayeron sobre la calzada a la altura del kilómetro 563. La situación provocó importantes alteraciones en el tráfico y fue necesario desviar a los vehículos por itinerarios alternativos.

Los turismos deben circular desde el viernes por la antigua nacional y los vehículos pesados por Chantada. Para el trafico entre Ourense y Ponferrada la alternativa es la carretera N-536, que es también una opción para quien viaje a Valdeorras, saliendo en Larouco.

En el caso de los turismos, hay señalización en el cruce de Melias, en sentido Ourense-Monforte, y se circula por la vía alternativa durante casi ocho kilómetros hasta que se vuelve a coger la nacional en Penalba.

Todo el fin de semana

Según la información facilitada ayer por la Dirección General de Tráfico, sigue habiendo un corte total y técnicos del servicio de conservación de carreteras estudian la estabilidad del talud desde donde cayeron las rocas porque se teme que pueda haber más desprendimientos. Fuentes de la Guardia Civil de Tráfico indican que lo previsible es que el corte dure todo el fin de semana.

Se trata de una zona de la N-120 donde son habituales los desprendimientos en épocas de lluvias intensas.

El último derrumbe registrado en la N-120 tuvo lugar en noviembre del pasado año a la altura de Velle, en la misma zona en la que se produjo el que ahora mantiene la carretera cortada al tráfico. En aquella ocasión, se permitió la circulación por el carril más alejado del talud. El desplome no tuvo la magnitud del de este viernes y tampoco hubo que lamentar daños personales. Entre junio y septiembre del 2018, se aplicaron restricciones al tráfico debido a la realización de obras de consolidación de la ladera en un tramo de diez kilómetros situado entre el puente de Os Peares y Ourense.

Fomento puso en marcha los trabajos de afianzamiento a raíz de una inspección técnica que se llevó a cabo tras otro desplome acaecido en abril del pasado año. También entonces fue necesario cortar al tráfico ambos carriles de la carretera que comunica Monforte y Ourense. Los desprendimientos son casi siempre de rocas de gran tamaño, frente a las que sirven de muy poco las mallas y vallas metálicas que flanquean la calzada del lado de la montaña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La caída de rocas de gran tamaño vuelve a cortar a tráfico la N-120