El consorcio de turismo se prepara para hacerse más grande

En marcha la creación de tres comisiones internas que harán más ágil su gestión

Los integrantes del consejo rector del consorcio de turismo de la Ribeira Sacra, tras la reunión de renovación de cargos que se celebró en Sober
Los integrantes del consejo rector del consorcio de turismo de la Ribeira Sacra, tras la reunión de renovación de cargos que se celebró en Sober

monforte / la voz

El procedimiento para conseguir que la Unesco declare a la Ribera Sacra patrimonio de la humanidad le está sumando responsabilidades al consorcio de turismo formado por los veintiún municipios de esta área geográfica. Fundado en el 2005 con el objetivo de idear y aplicar acciones de dinamización turística de este territorio, en los últimos tiempos ha ido asumiendo otras que tienen que ver con el impulso de esta candidatura ante la Unesco. Y todavía asumirá más. El pleno del consorcio aprobó en su reunión de esta semana en Monforte un cambio interno que pretende adaptar el consorcio al trabajo nuevo que ya tiene y prepararlo para el que está por venir.

La estructura actual del consorcio es muy simple. Dispone de una presidencia, una vicepresidencia y un consejo rector, formado por un representante de cada uno de los municipios, outro de la denominación de origen Ribeira Sacra y uno más de la asociación de casas de turismo rural de la zona. El consejo rector se reúne en pleno cada vez que lo convoca la presidencia. Y su plantilla actual está formada por dos personas a sueldo como gerente y secretaria, la primera con funciones organizativas y la segunda con responsabilidades de asesoramiento legal.

Gestionar el ARI

La Xunta se propone presentar antes de que termine este año el plan Ribeira Sacra, un programa de actuaciones con asignación presupuestaria incluida que es preciso para que la Unesco tome en cuenta la candidatura a patrimonio de la humanidad. Entre estas actuaciones está la transformación en área de rehabilitación integral (ARI) del territorio completo de los veintiún municipios del geodestino turístico de la Ribeira Sacra. El presidente del consorcio, Luis Fernández Guitián, precisó en una entrevista publicada por este diario tras su reciente reelección al frente de esta asociación de municipios que el consorcio no será quien gestione directamente las inversiones en rehabilitación de viviendas que facilitará la nueva zona ARI. Eso lo hará la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, pero Guitián sí admite que el consorcio tendrá que ejercer de coordinador, de acuerdo con Patrimonio Cultural.

Luis Fernández Guitián ya anunció tras su reelección que el funcionamiento interno del consorcio tiene que hacerse más dinámico para adaptarse a estos nuevos retos. En un principio, él proponía la creación de dos comisiones internas o grupos de trabajo que se reuniesen con más frecuencia que el pleno, una para encargarse de labores de gestión y la otra para la dinamización turística y organización de actividades. En su reunión de esta semana en Monforte, el consejo rector ha decidido crearlas, pero finalmente no serán dos, sino tres: una de gestión y régimen interior, otra de coordinación institucional y una tercera de dinamización y programación.

Las peticiones de más fondos

La de régimen interior tendrá entre sus competencias todo lo relacionado con los presupuestos, el personal, los estatutos o las posibles incorporaciones de nuevos municipios. A la de coordinación le corresponderá organizar las solicitudes de colaboración a organismos públicos y empresas. Y la de dinamización llevará la programación de actividades.

En cuanto a la composición de cada una de ellas, el consejo rector ha decidido que cada uno de sus integrantes podrá incorporarse a la que prefiera, pero solo a una. A los que estén en la de coordinación le corresponderá afrontar directamente uno de los retos del consorcio para los próximos meses, la consecución de más fondos de la Xunta y las diputaciones de Ourense y Lugo. Los responsables del consorcio están de acuerdo en que les hace falta más personal y más dinero para hacer frente a los retos que se les presentan en el futuro inmediato.

Aprobado un incremento del 2,4% en sus prespuestos para este año

Los gestores del consorcio de turismo sacaron adelante en el pleno que se celebró hace unos días su propuesta de presupuestos para este año. En el 2019, esta asociación de municipios dispone de un presupuesto de 218.149 euros, lo que supone un incremento de un 2,4% con respecto al del año 2018.

La financiación del consorcio de turismo de la Ribeira Sacra proviene de diferentes vías. Por una parte, pagan los ayuntamientos. Cada uno de los municipios que forman parte aporta una cantidad equivalante a un euro por cada uno de los habitantes que tiene empadronados. Además, las diputaciones de Ourense y Lugo entregan anualmente 25.000 euros cada una. La tercera vía de financiación es la que proporciona la Xunta, pero en este caso no hay un fijo anual, sino que la cantidad final depende de la dotación económica que tengan los convenios que firma el consorcio con Turismo de Galicia, que son siempre para financiar actividades concretas y previamente definidas. Los responsables del consorcio esperan poder entrevistarse próximamente con responsables de la Xunta las diputaciones para tratar de conseguir más fondos.

Plenos rotatorios

Hace años que los plenos del consejo rector del consorcio no se celebran únicamente en el municipio del que es alcalde el presidente. En su reunión de esta semana en Monforte, el pleno decidió aplicar un método a esta itinerancia. Si la Xunta autorizac este cambio, los plenos irán rotando a partir de ahora por los diferentes municipios por orden alfabética.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El consorcio de turismo se prepara para hacerse más grande