Regina Viarum quiere alquilar 60 hectáreas de monte para ampliar viñedos

Los vecinos de Doade ingresarán 500.000 euros en treinta años si hay acuerdo

Ampliación de los viñedos en el entorno de la bodega Regina Viarum en el 2015
Ampliación de los viñedos en el entorno de la bodega Regina Viarum en el 2015

MONFORTE / la voz

Las ventas pintan bien para las bodegas de Ribeira Sacra. Muchas estuvieron inmersas en planes de ampliación de sus instalaciones en los últimos meses o se van a ver en la necesidad de afrontarlos a muy corto plazo. Algo similar sucede con la disponibilidad de viñedo. La sombra del envejecimiento poblacional se cierne sobre el censo de viticultores y el futuro pasa por asegurar la mayor superficie posible de viña propia. La bodega de Doade Regina Viarum lo tiene claro y ha planteado a la comunidad de montes se esa parroquia el alquiler de sesenta hectáreas de terreno comunal.

Regina Viarum ya realizó una ampliación del viñedo que rodea sus instalaciones en el 2015, pero la propuesta en la que trabaja ahora es bastante más ambiciosa. El alquiler de las sesenta hectáreas le permitiría extender la zona de cultivo desde Pena do Castelo hasta las proximidades del mirador del Duque, que es la franja de terreno propiedad de los vecinos de Doade por la que se interesa la bodega. La oferta que trasladó a la comunidad de montes supondría la explotación agraria de esta superficie durante los próximos treinta años.

Los comuneros de Doade se reunieron este domingo en asamblea para valorar la propuesta de Regina Viarum y facultaron a la directiva para negociar el acuerdo en los términos que se decidieron en esa reunión. Los vecinos cederían el aprovechamiento de los terrenos para fines agrarios sin más. La bodega tendrá que negociar con la Xunta el permiso de plantación y con el consejo regulador el alta de los viñedos en la denominación de origen si opta por esa fórmula. Esta última cuestión compete en última instancia al pleno del consejo regulador.

La comunidad de montes de Doade apostó en los últimos años por el aprovechamiento de los terrenos con la mayor diversificación posible de cultivos. «Se tes unicamente pinos, pode aparecer un problema como o do nematodo da madeira e quedaches sen nada», dice el secretario, Eugenio López. En los últimos años realizaron plantaciones de robles y castaños y alquilaron también terrenos a particulares. «Acabamos de arrendarlle catro hectáreas a un veciño para pasto. Todo o que axude a manter viva a economía das aldeas hai que apoialo», señala.

Subida en el cuarto año

En el caso de los terrenos de los vecinos de Doade por lo que se interesó Regina Viarum, la comunidad de montes pide un alquiler de cien euros por hectárea los dos primeros años de arrendamiento. El precio subiría a 150 euros por el tercer año y en el cuarto quedaría fijado en 300 euros. A partir de ahí, y hasta la finalización del convenio, ese sería el coste el alquiler por cada una de las sesenta hectáreas.

La segunda ampliación en cinco años

Regina Viarum amplió en el 2015 los viñedos que rodean a la bodega. Entonces replantó alrededor de ocho hectáreas de terreno que permanecían a monte entre el promontorio el que se levantan las instalaciones y la carretera de Castro Caldelas. El grupo empresarial al que pertenece esta bodega aspira a poder integrarse en la Asociación de Grandes Pagos de España. En Galicia solo forma parte de ella Fillaboa, en Rías Baixas.

El convenio de aprovechamiento forestal de parte del terreno deberá ser rescindido

Parte de la superficie de monte comunal por la que se interesó Regina Viarum está plantada con pinos. La asociación todavía deberá rescindir el convenio de aprovechamiento forestal suscrito con la Xunta. La corta de la madera ya está contratada a una empresa, que tiene tres meses de margen para realizarla. «Estamos tratando de axilizalo todo ao máximo, pero aínda quedan trámites», señala el secretario de la comunidad de propietarios de Doade.

La reconversión de terrenos a monte para viñedo no es nueva en Ribeira Sacra. Rectoral de Amandi acondicionó más de cien hectáreas en Quiroga y Ponte da Boga reunió en torno a veinte en la ribera del Miño en O Saviñao, en el lugar de San Vitorio.

En principio, la declaración como bien de interés cultural de la Ribeira Sacra no es incompatible con este tipo de aprovechamientos. La declaración aprobada por la Xunta flexibilizó las exigencias iniciales y permite la construcción de nuevos bancales donde sean compatibles con el empleo de maquinaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Regina Viarum quiere alquilar 60 hectáreas de monte para ampliar viñedos