El 80% del agua de las alcantarillas de Monforte no llega a la depuradora

Lo constata una auditoría técnica encargada por Augas de Galicia


data / la voz

Una auditoría técnica encargada recientemente por la Xunta para chequear el estado real de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de Galicia detecta carencias importantes en mas de la mitad de las instalaciones revisadas. En el caso del sur de la provincia, la de Monforte aprueba el examen, la de Quiroga lo suspende y la de Chantada se queda en medio. El aprobado de Monforte resulta llamativo, entre otras cosas porque el informe reconoce que el 80% del volumen de agua que entra en el alcantarillado monfortino no llega realmente a la depuradora.

Los técnicos de la empresa Adantia que hicieron este trabajo por encargo de Augas de Galicia dividen a modo de conclusiones generales en tres categorías -bien, mal y regular- las depuradoras revisadas en función de su capacidad real para tratar las aguas residuales que reciben. El 42% están bien, el 30% regular y el 28% mal.

El caso de Monforte. Pues bien, la estación depuradora de aguas residuales de Monforte se cuenta entre las que funcionan bien, según este informe. Eso no quiere decir, que todo sea perfecto, sino que los inspectores consideran que las deficiencias que encontraron no son especialmente preocupantes. Pero lo cierto es que el análisis contiene datos chocantes. En el apartado de Monforte, el informe empieza por admitir que el caudal medio que llega a la planta supera «ampliamente» el máximo para el que fue diseñada. Y eso que las estimaciones efectuadas por estos técnicos apuntan, según menciona literalmente el informe recibido por Augas de Galicia, que «unha parte maioritaria do caudal total da auga residual xerada é aliviada con anterioridade á súa chegada á depuradora, debido á incapacidade da EDAR de admitir un caudal maior». Esa parte mayoritaria que acaba en los ríos antes de pasar por la depuradora puede ronda el 80%, según estos cálculos.

Como ya apuntaron en su momento en el Ayuntamiento y la Consellería de Medio Ambiente, de esta sobrecarga de la red es responsable, al menos en una parte importante, la filtración masiva de agua de lluvia en el alcantarillado. En cambio, no hay datos de entrada en la red de saneamiento de Monforte de vertidos contaminantes de origen industrial, no al menos en cantidades significativas.

Las EDAR no deberían recibir aguas pluviales, sino solo residuales. Desde este punto de vista, podría parecer razonable que un porcentaje tan alto como el 80% del volumen que entra en el alcantarillado se vaya a los ríos sin pasar por la depuradora, que se encuentra en Piñeira, a aproximadamente un kilómetro aguas abajo del casco urbano. Pero es que uno de los problemas clásicos del alcantarillado de Monforte, y de muchos otros lugares, es que apenas hay tramos de red que recojan de forma diferenciada las aguas residuales y las pluviales. Todas se mezclan en las tuberías.

Y a pesar de ello, la EDAR de Monforte aprueba porque tanto el control del proceso de depuración como la conservación y el mantenimiento de las instalaciones son bueno y porque en la tabla final su capacidad de depuración consigue una puntuación de sufriciente en todos los puntos evaluados.

Solo tres

Monforte, Chantada y Quiroga En el caso de la mita sur de la provincia de Lugo, esta auditoría técnica solo recoge datos de las depuradoras de Monforte, Chantada y Quiroga. Las demás se quedan fuera porque solo fueron analizadas las 119 de los municipios de más de 2.000 habitantes que gestionan directamente los ayuntamientos, y no la Xunta

Un fallo de diseño en Chantada y el fango que no funciona en Quiroga

Si la EDAR Monforte obtiene una nota final buena, aunque aparentemente contradictoria con algunos aspectos de fondo en su análisis técnico, la de Quiroga se queja lejos del aprobado, y la de Quiroga falla en algunos puntos importantes.

El suspenso de Quiroga. La estación depuradora de aguas residuales de Quiroga presenta fallos importantes en mantenimiento y conservación, y también en el control de sus procesos. De todas formas, este suspendo tiene mucho que ver con un problema muy frecuente en las estaciones analizadas, la falta de capacidad técnica para tratar todo el volumen de vertidos que genera la red local. En el caso de Quiroga, buena parte de la culpa de este exceso de caudal la tiene, igual que en Monforte, la entrada de agua de lluvia en la red. Estas aguas pluviales, explican los técnicos, «dilúen a auga bruta ata chegar a impedir o desenvolvemento do fango activo», fundamental para que funcione el sistema biológico de depuración de esta EDAR.

Un fallo de diseño en Chantada. El apartado que este informe dedica a la depuradora de Chantada destaca como un problema importante un fallo que parece de diseño en el denominado decantador secundario de la estación, entre otras cosas porque su altura útil es menos de la mitad de la que por sus dimensiones debería ser.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El 80% del agua de las alcantarillas de Monforte no llega a la depuradora