Un intercambio de experiencia educativa con cinco países de Europa

Profesores del instituto monfortino Río Cabe repasan sus actividades en el programa Erasmus + KA1

Algunos de los profesores del instituto Río Cabe que se desplazaron a diversos países para intercambias experencias con otros centros educativos
Algunos de los profesores del instituto Río Cabe que se desplazaron a diversos países para intercambias experencias con otros centros educativos

monforte / la voz

El instituto monfortino Río Cabe hizo balance de las experiencias realizadas a lo largo del curso por varios profesores del centro que participaron en una serie de intercambios con centros educativos de cinco países europeos dentro del programa europeo Erasmus + KA1. «Ha sido una iniciativa extraordinaria que nos sirvió para abrir puertas en ambas direcciones, es decir, para aprender de la experiencias educativas de otros países y para que ellos aprendiesen de las nuestras», dice la profesora Temi Madarnás, que coordinó el programa con el apoyo de Luz Díaz y del anterior jefe de estudios del centro, Emilio López Mariño.

En total fueron diez los docentes que participaron en el programa, que se desarrolló en colaboración con centros de enseñanza de Finlandia, Noruega, Italia, Holanda e Irlanda. En buena parte de los casos asistieron a las clases -lo que se conoce en inglés como job shadowing- para observar directamente unas prácticas educativas que a menudo ofrecen fuertes contrastes con las que se siguen en Galicia. «Una cosa que llama mucho la atención es el silencio y la tranquilidad de las aulas y los pasillos», explica Temi Madarnás, profesora de inglés, que estuvo en un instituto de Turku -en Finlandia- y otro de las islas Lofoten, en Noruega. «El proceso de aprendizaje es distinto, porque los profesores no están siempre encima de los alumnos y se les deja más responsabilidad», agrega. Otro aspecto que le llamó la atención es que en Noruega «los padres nunca hablan con los profesores sobre la educación de los hijos sin que estos estén presentes».

Sin materia equivalente

A Iván Capón, profesor de tecnología que también estuvo en Finlandia, le sorprendió ver que en ese país no se imparte una asignatura equivalente a la suya. «No existe esa materia concreta, así que asistí a otras como informática, talleres de corte y confección o cocina», señala. Un aspecto que apreció especialmente es la calidad equipamiento de los talleres en los que se imparten enseñanzas prácticas. «Además, los alumnos tienen mucha autonomía incluso para manejar instrumentos que pueden causar daño, como sierras eléctricas», comenta.

También estuvo en Turku la profesora de música Eva Dios, quien apunta que en los institutos de Finlandia casi no se imparten contenidos teóricos en esa materia. «Es todo muy práctico y experimental, y todos los alumnos disponen de tabletas iPad y de muchos instrumentos», dice. La docente, además, asistió en la ciudad holandesa de Assen a un curso de aprendizaje activo para la motivación en el aula. Otra profesora que fue a Finlandia, Patricia Barrientos, apunta que en ese país su asignatura -las matemáticas- no se imparte de forma separada, sino de manera combinada como otros campos, como la física y la química.

Luz Díaz, profesora de gallego, estuvo en un instituto del municipio italiano de Rivoli, donde no solo asistió a las clases sino que también enseñó español. «Los alumnos cursan cinco años de esta materia, en la que no se limitan aprender el idioma -explica-, sino que también estudian literatura e historia de España e Hispanoamérica, e incluso literaturas periféricas como la gallega y la catalana». En ese centro, añade, «el trato de los profesores es muy cercano y hay mucha enseñanza oral».

Por otro lado, las profesoras Camino Martínez y Sol González, estuvieron en la fundación Olde Vechte de Ommen -Holanda- aprendiendo a emplear técnicas como el lenguaje corporal y el efecto sorpresa para mejorar la enseñanza.

La importancia de reducir los contenidos teóricos y de dar más peso a la práctica

Tras sus estancias en el extranjero, los profesores del Río Cabe han comenzado a aplicar en su labor profesional las enseñanzas adquiridas que consideran de mayor interés. «Empecé a recortar los materiales teóricos en las clases para dar más peso a la práctica y también reduje los exámenes escritos», indica Iván Capón. Por otro lado, echa en falta un equipamiento como el que existe en los institutos de Finlandia. «Nosotros no tenemos tantos materiales para usar todo el año como ellos y los alumnos tienen que compartir herramientas como sierras o alicates, lo que allí no sucede», agrega.

Después de su experiencia, Eva Dios ha decidido igualmente reducir el contenido teórico de sus clases y darle más importancia a las actividades prácticas. «Creo que también es importante introducir el juego en el aula y buscar nuevas maneras para motivar a los alumnos», dice. Otro aspecto al que quiere dar más peso es el uso de las herramientas informáticas y a técnicas renovadoras como los mind mappings o mapas mentales. «Estoy intentando aprender más sobre informática con la idea de sacarle más partido para la enseñanza de la música», añade.

Otros docentes

Además de los docentes mencionados, en el programa Erasmus + KA1 también participaron los profesores Manuel Sánchez y Bernardino Cerviño -que estuvieron en Italia con Luz Díaz- y Carmen Esperante, quien asistió en la capital de Irlanda a un curso sobre la enseñanza centrada en los alumnos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un intercambio de experiencia educativa con cinco países de Europa