La Ribeira Sacra potencia la recuperación del arte renacentista

Los proyectos que están a punto de empezar en Monforte y Sober ayudan a revalorizar una parte todavía muy olvidada del patrimonio histórico del territorio

Los murales de la iglesia de San Vicente do Pino, de unos doce metros de altura, fueron descubiertos en unas obras de rehabilitación del edificio en el 2010
Los murales de la iglesia de San Vicente do Pino, de unos doce metros de altura, fueron descubiertos en unas obras de rehabilitación del edificio en el 2010

monforte / la voz

El Ministerio de Cultura y la Consellería de Cultura acaban de sacar a licitación, respectivamente, las obras de rehabilitación de las iglesias de San Vicente do Pino -en Monforte- y San Vicente de Pinol -en Sober-, que encierran en ambos casos importantes murales de origen renacentista. Esta circunstancia hará que coincidan prácticamente en el tiempo las restauraciones de dos conjuntos artísticos de esa época en diferentes puntos de la Ribeira Sacra. «É algo moi pouco común e tamén moi interesante de cara a potenciar a candidatura da Ribeira Sacra a patrimonio da humanidade», señala a este respecto César Carnero, delegado de patrimonio histórico del obispado lucense.

Que estos dos proyectos se pongan en marcha de forma simultánea, apunta por otro lado Carnero, supondrá un fuerte impulso en la recuperación de esta parcela del patrimonio histórico y cultural, de gran valor en la Ribeira Sacra. «Hai que ter en conta que esta zona está entre as máis ricas de Galicia no que respecta ás pinturas murais do Renacemento», señala. Por otro lado, el delegado de patrimonio histórico de la diócesis apunta que cuando hayan terminado las obras de restauración proyectadas en Monforte y Sober todavía quedarán por recuperar en este territorio muchos otros conjuntos de pinturas renacentistas, que se encuentran repartidos por diversas iglesias y presentan distintos estados de conservación.

En su mayor parte -agrega Carnero-, estos murales están protegidos por capas de cal con las que se cubrieron los muros interiores de las iglesias hace siglos. La recuperación de las pinturas del San Vicente do Pino, en su opinión, podría estimular más adelante la rehabilitación de otros conjuntos en la Ribeira Sacra. Pero a su juicio, antes de poner en marcha nuevos planes de restauración será imprescindible revisar el estado en el que se encuentran las iglesias que los albergan y, cuando se considere necesario, realizar actuaciones previas para eliminar los problemas de filtraciones de humedad que se registran en muchas de ellas. «Se non se sanean correctamente os edificios, ao cabo duns anos o estado de conservación das pinturas pode empeorar en vez de mellorar, porque ao quitarlles a cal que as protexe quedan moito máis expostas que antes», explica. Eso fue lo que sucedió -añade Carnero- en la iglesia de Vilabade, en el municipio de Castroverde. «Hai uns anos restauráronse unhas pinturas renacentistas que hai no interior sen ter impermeabilizado ben o edificio e agora os murais están cubríndose de lique a causa da humidade», advierte.

Establecer prioridades

Por estos motivos y debido al elevado número de murales de esa época que están pendientes de rehabilitación en diferentes iglesias de la Ribeira Sacra, César Carnero piensa que hay que establecer prioridades. «Ademais de ter en conta a calidade e o valor histórico das pinturas, as restauracións que deben considerarse máis urxentes deberían ser as dos murais que están en igrexas nas que se segue oficiando o culto relixioso e que se sitúan nos lugares máis estratéxicos, como é o caso de San Vicente do Pino, que está na segunda localidade máis importante da provincia e ao lado dun parador», comenta. «Rehabilitar pinturas en igrexas que están pechadas e sobre todo se están en edificios sen sanear non ten moito sentido e por agora é mellor deixalas como están», concluye.

Numerosos conjuntos de pinturas están en iglesias en malas condiciones

El mural que será rehabilitado en San Vicente pertenece a un tipo raro de monumento fúnebre

Los murales del Renacimiento que serán restaurados en Monforte se encuentran en el muro norte del crucero de la iglesia de San Vicente do Pino y alcanzan una altura de en torno a doce metros sobre el nivel del suelo. En su mayor parte están tapados por la cal. Mientras no se haya retirado este revestimiento y no se pueda observar en su totalidad, dice César Carnero, no se podrá evaluar debidamente el valor de este conjunto artístico. No obstante, todo apunta a que constituirá en cualquier caso un elemento muy singular del patrimonio de la Ribeira Sacra, ya que las pinturas formaron parte del mausoleo del cuarto conde de Lemos, Fernando Ruiz de Castro, y representan un tipo peculiar de monumento funerario, característico del siglo XVI, del que apenas hay ejemplos en Galicia.

Otros conjuntos de murales renacentistas de especial interés, según apunta Carnero, se encuentran en las iglesias de Ribas Altas -en Monforte-, Pombeiro -en Pantón- y Piñeira, en Taboada. «Hai outros murais desa época que foron restaurados hai anos pero que se cadra necesitarían unha revisión para comprobar en que estado se encontran actualmente, como os da igrexa de Baamorto, en Monforte», agrega. Otros valiosos grupos pictóricos de ese período artístico que fueron rehabilitados en tiempos recientes en la Ribeira Sacra son los de las iglesias de Nogueira de Miño y Santa María de Pesqueiras -ambas en Chantada- y Seteventos, en O Saviñao. El primero de ellos está considerado como uno de los más importantes de Galicia en su género.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Ribeira Sacra potencia la recuperación del arte renacentista