Consejos para visitantes en una sierra cada vez más frecuentada por osos

Varias entidades publican una guía de buenas prácticas para el turismo de naturaleza en O Courel

Un oso pardo salvaje del área cantábrica alimentándose de brotes de robles en el monte
Un oso pardo salvaje del área cantábrica alimentándose de brotes de robles en el monte

QUIROGA / LA VOZ

Fomentar en la sierra de O Courel un turismo compatible con la conservación de sus valores naturales -y en especial con la recuperación del oso pardo- es el objetivo de una guía de buenas prácticas que acaba de ser editada por la Fundación Oso Pardo, la asociación Serra do Courel, la Asociación Galega de Custodia del Territorio, la Estación Científica do Courel, la sociedad micológica Lucus, la Fundación Uxío Novoneyra y varios científicos y especialistas. El documento fue presentado el viernes en la referida estación por representantes de estas entidades.

Los autores de la guía puntualizan que por ahora no se dan condiciones para desarrollar en este territorio actividades turísticas ligadas a la observación de los osos, que sí se ofrecen en diversas zonas de la Cordillera Cantábrica. Consideran que eso tampoco sería deseable en el momento actual, cuando la especie vive un período de expansión reciente en la sierra. No obstante, señalan que la presencia del oso debe tenerse en cuenta a la hora de proponer buenas prácticas para turistas y visitantes. Los autores del documento se remiten en este aspecto a las recomendaciones contenidas en el «Manual de buenas prácticas para la observación de oso, lobo y lince», publicado en el 2015 por el Ministerio de Agricultura. Estos son algunos de esos consejos.

 Distancia de seguridad. En cualquier actividad de observación de fauna deben mantenerse distancias que eviten alterar el comportamiento de los animales y cesar la actividad si se detectan molestias. Los recorridos deben hacerse por caminos o rutas habilitadas, evitando pisar fuera de los senderos.

 Sigilo y calma. Si se consigue avistar animales salvajes, la guía del ministerio recomienda «mantener absoluto sigilo, controlar las emociones y moverse lo mínimo». En ningún caso se debe alertar a los animales de modo premeditado para obtener mejores fotografías o por otro motivo, ni tampoco seguirlos o molestarlos de cualquier forma.

 Encuentros fortuitos. Aunque son muy improbables, los encuentros casuales con osos pueden dar lugar a situaciones delicadas si el animal se siente amenazado o sorprendido y sobre todo si está herido, si es una hembra con crías, si es perturbado cuando está hibernando, si es hostigado por perros o si es sorprendido comiendo. «Ante la presencia próxima de un oso -dice la guía-, se debe facilitar con antelación suficiente que el animal pueda identificarnos, manifestando nuestra presencia y dejándonos ver y oír a distancia suficiente». Es importante -añade- moverse sin hacer aspavientos y sin brusquedad, procurando no cortar el paso al oso ni bloquear posibles salidas para su huida. Si es una osa con crías, no hay que interponerse entre ella y los cachorros.

 Actitud agresiva. En caso de que el oso avance hacia el intruso mostrando una actitud agresiva, lo normal es que se detenga a poca distancia y vuelva a alejarse al momento. En tales casos hay que comportarse sin mostrar temor y apartarse poco a poco sin perder de vista la cara del animal. En ningún caso se debe correr, ya que eso podría provocar reacciones inesperadas por parte del oso, además de suponer un riesgo serio de sufrir lesiones por caídas o golpes.

Directrices para reducir al máximo el impacto negativo de las actividades turísticas y de ocio

Los consejos sobre la observación de los animales salvajes forman parte de uno de los ocho apartados que contiene la guía de buenas prácticas turística para la sierra de O Courel. Esta sección se refiere a la preservación del bienestar de la fauna y la flora, los hábitats y los valores naturales. Antes de visitar el territorio, por otro lado, la guía recomienda informarse bien sobre la normativa legal relativa a la conservación de la naturaleza.

El documento recomienda asimismo planificar las actividades de turismo, ocio y deportes con antelación y de forma que se minimicen los posibles efectos negativos. En la sierra de O Courel -señalan los autores- «no tienen cabida actividades masivas que puedan generar molestias e impactos y se debe optar por actividades respetuosas desarrolladas en grupos pequeños y basadas sobre todo en el disfrute e interpretación de los valores naturales o culturales».

Otras recomendaciones

En otras secciones, la guía aconseja respetar la propiedad privada, los valores culturales del territorio y la forma de vida de los vecinos, utilizar los servicios locales, respetar a los demás turistas y visitantes y divulgar de forma razonable en las redes sociales las posibles informaciones sobre zonas o especies sensibles o amenazadas. La publicación se encuadra en el plan Life de conservación del oso que promueven la Fundación Oso Pardo, la Asociación Galega de Custodia do Territorio y la Xunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Consejos para visitantes en una sierra cada vez más frecuentada por osos