Los veterinarios optan por sacrificar al perro que fue tiroteado en Sober

Carlos Cortés
carlos cortés MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

CARLOS CORTÉS

Medio Ambiente espera al informe policial para presentar denuncia por lo ocurrido

06 jun 2019 . Actualizado a las 13:19 h.

El perro herido de un disparo de escopeta en una aldea de Sober fue sacrificado ayer. Los especialistas que lo atendían en el hospital veterinario Rof Codina recomendaron optar por la eutanasia tras constatar la gravedad de las heridas que presentaba. Mientras tanto, la Consellería de Medio Ambiente está a la espera de que los agentes del Seprona que investigan el caso terminen el informe que podría señalar sospechosos de la agresión.

El perro fue tiroteado el domingo en Nogueira, un barrio de la parroquia de Amandi. Ese mismo día alguien avisó al 112 de lo que había pasado y el Ayuntamiento envió personal de Protección Civil, que no pudo encontrar al perro. Agentes del Seprona de la Guardia Civil dieron con él el martes. Estaba consciente y tumbado junto a la puerta de entrada de la que se supone que es la casa en la que vive su dueño, que en ese momento no se encontraba allí. Agentes de la Consellería de Medio Ambiente acudieron para llevárselo y lo trasladaron al hospital veterinario Rof Codina.

La Guardia Civil investiga si el perro fue tiroteado por su propio dueño después de que un vecino se quejase de que le había matado unas gallinas. Según esta versión, fue el vecino el que le cedió al propietario la escopeta de caza con la que este dejó malherido al can.