Más viñedos y menos viticultores en el último censo de Ribeira Sacra

Hay 530 cosecheros menos que en el 2005, cuando se registraron los mejores datos


Mata / la voz

El consejo regulador de Ribeira Sacra acaba de incorporar a sus estadísticas los datos correspondientes al 2018. La denominación de origen gana superficie de viñedo. Son solo nueve hectáreas más, pero invierten una racha negativa que se mantenía desde el 2015. Desde entonces, la tendencia había sido a la baja un año tras otro. Ribeira Sacra no consigue frenar, sin embargo, la sangría de viticultores. En el 2018 se produjeron 21 nuevas bajas en ese censo. Tomando como referencia el 2005, se contabilizan más de quinientas.

En el 2005 se registró el mayor número de altas en el censo de viticultores. Entonces había 2.906 cosecheros y el 2018 se cerró con 2.376. Son 530 bajas en el plazo de catorce años. Por municipios, prácticamente todos los que tienen superficies relevantes de viñedo perdieron viticultores en ese período. Chantada contabiliza 158 menos, Quiroga 86, O Saviñao 25 y Pantón 12. Sober es la excepción. Amandi tira lo suficiente como para que este municipio haya sumado 48 altas en un período con un balance claramente negativo para el conjunto de la denominación.

Cortan una racha negativa

Los indicadores de viñedo en Ribeira Sacra son en estos momentos algo más positivos que los referidos al número de viticultores. La superficie incluida en la denominación de origen con la que se cerró el pasado ejercicio (1.238 hectáreas) está en la línea de la que se contabilizaba hace catorce años (1.242). Las estadísticas del 2018 ejercicio rompen, por otro lado, la racha negativa en el censo de viñedo que se había convertido en una constante desde el 2015.

Sober experimenta un ligero crecimiento de la superficie de viñedo con respecto al pasado año. Concretamente, gana seis hectáreas en las riberas del Sil y el Cabe. El censo cae en mayor o menor medida en los municipios con extensiones más relevantes dentro de la denominación de origen. Si como en el caso de los viticultores se toma como referencia el 2005, el saldo en cuanto a superficie es positivo en todos ellos.

La nueva viña de Pantón equivale a casi toda la superficie dada de alta en Chantada

La comparativa de los últimos catorce años brinda algunas pistas sobre por dónde puede ir el futuro más inmediato de la denominación de origen. El mayor crecimiento en superficie de toda la Ribeira Sacra se produce en Quiroga, que gana 68 hectáreas de viñedo respecto al 2005. La posibilidad de acondicionar parcelas en llano o en laderas aptas para la maquinaria hace de esta zona una de las más apetecibles para las bodegas. Por causas similares, en ese período el viñedo creció más en Pantón que en Sober.

Las estadísticas de Pantón, por otra parte, no incluyen hasta la fecha la plantación de más de cien hectáreas que lleva a cabo un empresario hotelero con orígenes en ese municipio. Es un dato relevante si se tiene en cuenta que en todo el municipio de Chantada figuran registradas actualmente en la denominación de origen 115 hectáreas de viñedo.

Tomando como referencia los últimos catorce años, los indicadores del consejo regulador sobre Chantada son especialmente negativos. En este municipio, uno de los de mayor tradición vitícola de la Ribeira Sacra, se dieron de baja en ese tiempo 158 viticultores y algo más de cincuenta hectáreas de viñedo. Tampoco pinta bien en Taboada, que en el 2005 tenía 26,33 hectáreas dadas de alta en la denominación y ahora mantiene la mitad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Más viñedos y menos viticultores en el último censo de Ribeira Sacra