Se multiplica el interés empresarial por los barcos de la Ribeira Sacra

Hay cinco aspirantes a conseguir el contrato de las rutas fluviales del Sil y el Miño


monforte / la voz

La Diputación de Lugo tiene este año dónde elegir en el proceso de adjudicación a una empresa privada del contrato de gestión de sus barcos turísticos en la Ribeira Sacra. Cinco empresas presentaron ofertas dentro del concurso abierto por la institución provincial a finales del pasado mes de enero para preparar la apertura de las rutas, que está prevista para el inicio de la Semana Santa. Las embarcaciones con las que la Diputación de Lugo cubre las rutas del Sil y el Miño movieron el año pasado a 60.000 viajeros en ocho meses, el tiempo durante el que estuvieron operativas.

Este es el tercer año consecutivo que el organismo provincial lucense opta por encomendar la gestión de sus barcos a una entidad empresarial. En el 2017 optó por la firma pública Tragsa, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, mediante una encomienda directa, sin concurso previo y a modo de solución de urgencia ante las dificultades con las que los responsables de la Diputación se encontraron para mantener el modelo anterior de gestión directa con sus propios medios a través de la sociedad pública provincial Suplusa. La fórmula elegida en el 2018 fue la del contrato de servicio abierto a las empresas que puedan estar interesadas, igual que en esta ocasión. Pero el año pasado solo dos firmas presentaron oferta.

El incremento del interés empresarial por las rutas de los embalses es en principio una buena noticia, porque a mayor competencia mejores pueden ser también las mejoras que los aspirantes pongan sobre la mesa para hacerse con el contrato. El contenido de sus propuestas todavía no ha trascendido.

Tampoco hay fecha todavía para resolver el concurso, aunque todo tiene que estar listo para el 13 de abril. Esa es la fecha que figura en las bases del concurso para la apertura de las dos rutas en juego, la que recorre el cañón del Sil desde el embarcadero de Doade, en el único tramo de ese río situado en el municipio de Monforte; y la del embalse de Os Peares, que tiene su punto de partida y llegada en el club náutico del pueblo de Belesar, en la orilla perteneciente a O Saviñao.

De acuerdo con el modelo elegido para adjudicar este servicio, la gestión y el control de las rutas fluviales sigue formalmente en manos de la Diputación, que se reserva el derecho a fijar los precios de los billetes y a recibir los fondos recaudados por su venta. A cambio, la empresa que resulte elegida opta a cobrar un canon por la temporada completa que no podrá superar los 710.000 euros, IVA incluido.

Ese es el precio máximo que figura en las bases del procedimiento de contratación aprobadas a principios de año por el departamento de Turismo de la Diputación. Es la misma tarifa aplicada el año pasado. Para elegir entre las cinco ofertas presentadas, la Diputación tendrá en cuenta las posibles rebajas económicas, pero también la realización de mejoras en el servicio, la organización de actividades complementarias o la posible ampliación del calendario de actividad de los barcos. La empresa contratada el año pasado fue Hemisferios, la misma que opera la ruta fluvial que tiene su punto de partida en la orilla ourensana del cañón del Sil. Lo hizo a cambio de 650.000 euros.

Alta demanda para los primeros días de las rutas, que coinciden con la Semana Santa

Los barcos que recorren el cañón del Sil desde el embarcadero de Santo Estevo, en la orilla ourensana, el de la bodega Algueira y las lanchas turísticas que tienen su base en Os Chancís (Sober) y en el pueblo de Belesar (O Saviñao) llevan ya varia semanas operativos. El tiempo soleado del último tramo del invierno y del arranque de la primavera está incentivando la demanda. Las perspectivas son también buenas para el inicio de temporada de las embarcaciones de la Diputación de Lugo. En la central de reservas todavía no tienen vendidos el 100% de los billetes de ninguno de los días de la Semana Santa, pero hay algunas fechas en las que ya falta poco.

Los barcos de la Diputación de Lugo en el Sil y el Miño harán sus primeras salidas el sábado 13 de abril, una jornada que coincide con el inicio de la Semana Santa y con la celebración en Sober de una nueva edición de la Feira do Viño de Amandi. Es el mismo fin de semana que la Diputación eligió para poner en marcha las rutas el año pasado.

Los clubes náuticos

Para ese arranque de la temporada turística, la Diputación tendrá operativo el club náutico de Doade, situado junto al embarcadero de la ruta del cañón del Sil, la más utilizada de todas las existentes. Y los responsables de Turismo del organismo provincial esperan tener abiertos también los clubes náuticos del pueblo y la presa de Belesar. La gestión de ambos salió a concurso en paralelo a la de los catamaranes. El canon máximo es de 3.000 euros anuales en cada uno de los dos casos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Se multiplica el interés empresarial por los barcos de la Ribeira Sacra