El entorno del parador de turismo de Monforte sale de la penumbra

Las luces de la plaza Luis de Góngora funcionan seis años después de instalarlas


MONFORTE / la voz

La última etapa creativa de Luis de Góngora, en la que se acentuó el marcado oscurantismo de sus poemas, le valió el sobrenombre de Príncipe de las Tinieblas. Tampoco estaba muy sobrada de claridad la plaza que lo recuerda en el conjunto monumental de San Vicente, a cuya torre principal dedicó el escritor sus sonetos cuando estaba al servicio del séptimo conde de Lemos. Desde la noche del jueves, este espacio anexo al parador de turismo de Monforte dispone de alumbrado público.

La plaza de Luis de Góngora está a pocos metros de la entrada al parador y en ella se ubica el antiguo palacio condal que también forma parte de las instalaciones del establecimiento hotelero. Pese a su ubicación en una de las principales referentes turísticos de Monforte, este espacio disponía hasta ahora de una única luminaria en funcionamiento en la fachada del palacio.

Curiosamente, en la plaza estaban instaladas cuatro farolas sobre báculos y disponía de dos luces más en el lateral de la iglesia de San Vicente. Pero ninguna de ellas permanecía activa. En las obras de acondicionamiento de los accesos a San Vicente que se llevaron a cabo en el anterior mandato se produjo un llamativo despiste que impedía ponerlas en marcha. «Deixáronas sen instalación eléctrica e polo tanto non lles chegaba enerxía», precisan en el Ayuntamiento.

Las obras en los accesos a San Vicente finalizaron en el 2013. Fueron precisos siete años para corregir lo que el actual equipo de gobierno define como «unha anomalía». Según la valoración del alcalde, José Tomé, con esta actuación «mellora notablemente a iluminación da zona monumental de San Vicente, o que contribúe a poñer en valor un recurso turístico e cultural de indubidable valor».

La rehabilitación exterior de la iglesia de San Vicente se aprovechó para colocar el cableado

Las obras de mejora de los accesos al conjunto monumental de San Vicente que se llevaron a cabo entre los años 2012 y 2013 fueron financiadas por el Ministerio de Fomento con cargo al porcentaje de sus presupuestos que se destina a actuaciones de carácter patrimonial. Los trabajos fueron contratados por el Ayuntamiento y pronto dejaron ver serias deficiencias en su acabado. En abril del 2014, el actual equipo de gobierno anunció la reparación de esos fallos constructivos con cargo a la fianza depositada por la empresa concesionaria de las obras. La reparación costó en torno a 19.000 euros.

A comienzos del 2018, el grupo municipal del PP desveló en el pleno que las luces de la plaza Luis de Góngora no funcionaban porque en las sucesivas reformas realizadas en los accesos no se había tenido en cuenta la conducción eléctrica. El gobierno local tomó nota y a finales de ese año anunció esa actuación dentro de un proyecto de mejoras que incluye también el alumbrado del estacionamiento del Parque dos Condes y del tramo inicial del paseo fluvial.

Un coste asumible

Las obras de dotación de alumbrado en la plaza Luis de Góngora se llevaron a cabo, según detalla el Ayuntamiento, de forma coordinada con la rehabilitación de la fachada lateral de la iglesia de San Vicente do Pino. En el caso de la iluminación del entorno del palacio condal, el coste de las mejoras contrasta con los seis años que hubo que esperar para verla realizada. Costó, concretamente, poco más de 10.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El entorno del parador de turismo de Monforte sale de la penumbra