La cosecha del 2108 en Ribeira Sacra obtiene la calificación de «excelente»

Es la tercera vez que una añada de la denominación recibe esta categoría desde 1996


monforte / la voz

La calidad media de la cosecha de vinos del 2018 en la Ribeira Sacra obtuvo una calificación de «excelente» en la cata de cualificación celebrada ayer en el centro sociocultural de Paradela. El panel de cata otorgó en conjunto una puntuación de 8,1. El consejo regulador de la la denominación de origen señaló que esta es la tercera vez que la cosecha obtiene este calificativo desde que en 1996 empezaron a celebrarse las catas, cuyo objetivo es informar a los consumidores sobre la calidad de los vinos que van a encontrar en el mercado. Las anteriores ocasiones fueron el año pasado y el 2000. Los demás años, la cosecha fue calificada como «muy buena».

En la cata se valoraron diez vinos representativos de las cinco subzonas que conforman la denominación de origen, procedentes de bodegas grandes y pequeñas.

El panel que calificó la última cosecha estuvo formado por Antonio Raluy, miembro de la Asociación Galega de Catadores; Mateo Seoane Corral, de la asociación Sumilleres de Gallaecia; Argimiro Levoso Touceda, de la Asociación Galega de Enólogos; Jesús Rodríguez Carreiras, miembro de la asociación Vitislucus -formada por expertos en análisis sensorial y enoturismo- y profesor de la escuela de hostalería de Lugo, y Alfonso Losada Quiroga, experto en análisis sensorial de vinos. En la cata participaron además Francisco Javier Rodríguez Medela, José María Martínez Alonso, José María Martínez Matos, Juan Angel Martínez y Xesús Verao Pérez, miembros del panel del consejor regulador.

Unos vinos «sorprendentes» pese a los problemas en los viñedos

Según comentó Antonio Raluy, los vinos de la última añada de la denominación Ribeira Sacra pueden definirse como «sorprendentes» y ofrecen «una estructura y un frescor» que a estas alturas del año resultan «muy interesantes». Asimismo, Raluy considera que esa frescura «adelanta un año esperanzador» con respecto a la próxima cosecha. Por su parte, Antonio Losada señaló que el 2018 «fue un año en el que hubo enfermedades criptogámicas del viñedo» pero que a pesar de ello «la cosecha que se conservó maduró muy bien en las últimas etapas».

En opinión de Mateo Seoane, por otro lado, los vinos de la última añada «no están pasados de grado alcohólico» y «tienen esa punta de acidez que los diferencia del resto de vinos del panorama nacional». Para Xesús Verao, los vinos que salieron de la cosecha del 2018 «a estas alturas del año están muy equilibrados, con un tanino al que se le ve maduración, y en nariz se les ve frescura».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La cosecha del 2108 en Ribeira Sacra obtiene la calificación de «excelente»