El invasor plumacho de la Pampa hace aparición en plena ribera chantadina del Miño

La especie exótica no había sido detectada hasta ahora en esta zona


chantada / la voz

El plumacho de la Pampa es una especie invasora que está presente desde hace tiempo en diferentes puntos del sur lucense, pero con anterioridad no parecía haber brotado en la ribera chantadina del Miño. Desde hace poco tiempo, sin embargo, una mata de esta planta de origen sudamericano crece en la antigua cantera de San Fiz -entre el viaducto del Miño y el embalse de Belesar-, lo que hace aumentar el riesgo de que se propague por esta zona.

En los últimos tiempos, ejemplares de esta especie exótica -de nombre científico Cortaderia selloana- han aparecido en diversos puntos de la comarca de Chantada y en otros municipios del sur lucense, como Monforte, Pantón y Sober. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en otras partes de Galicia, por ahora no ha formado grandes poblaciones, que resultan muy difíciles de eliminar. En el 2017 se detectaron algunas matas en un terreno público situado en las cercanías de Folgoso do Courel, que el Ayuntamiento se encargó de eliminar para evitar que se propagase por otras partes de la sierra, donde todavía no está presente.

Los protocolos establecidos para la erradicación de esta especie señalan que los ejemplares deben ser arrancados y quemados, como hizo en su momento en Folgoso do Courel. El plumacho de la Pampa está incluido en el catálogo de especies invasoras de la Xunta, debido a los graves perjuicios que puede causar su propagación a la flora autóctona. De acuerdo con la normativa legal vigente, los responsables de los terrenos donde aparezcan estas plantas -sean de carácter público o privado- pueden ser requeridos para que procedan a su eliminación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El invasor plumacho de la Pampa hace aparición en plena ribera chantadina del Miño