Los paisajes únicos de Lumeares

Parajes interesantes y riqueza patrimonial en una parroquia situada en el corazón de la Ribeira Sacra

El artesano y escultor autodidacta Cándido Canedo tiene expuestas sus creaciones junto a su casa de Vidueira
El artesano y escultor autodidacta Cándido Canedo tiene expuestas sus creaciones junto a su casa de Vidueira

MONFORTE / LA VOZ

A medio camino entre A Teixeira y Abeleda se encuentra la pequeña parroquia de San Salvador de Lumeares. A pesar de su reducida extensión, su territorio conserva un interesante legado patrimonial de carácter religioso y de varios elementos etnográficos que, en tiempos, formaron parte de una importante economía de tipo familiar. Esta parroquia está además geográficamente situada en una de las zonas más privilegiadas de la Ribeira Sacra, por su alto valor paisajístico y por las rutas de senderismoque pasan por la zona, entre los parajes únicos de los entornos entornos de los ríos Edo y de Os Vaos.

El inicio de ste recorrido por Lumeares está en el lugar de Vidueira, localidad situada a un kilómetro de A Teixeira. Antes de emprender la ruta, hay que hacer una breve parada en su mirador, que se encuentra en el centro del pueblo y al lado mismo de la carretera que conduce a la capital del municipio, A Teixeira.

Desde el mirador se disfrutan una amplias y espectaculares vistas de los núcleos por los que pasa la ruta, algunos de esa parroquia y otros de las vecinas de San Paio y Santa Tegra de Abeleda.

Cándido Canedo, vecino de Vidueira, es un artesano y escultor autodidacta cuya obra está expuesta, de manera permanente, en el exterior de su vivienda. Todo un cúmulo de originalidad y creatividad en sus obras, en las que transforma objetos cotidianos en algo diferente y peculiar.

A la izquierda del mirador parte un vial que lleva al lugar de A Cruz y A Portela, enlazando con el antiguo camino, hoy convertido en ruta de senderismo, que unía A Teixeira con Abeleda a través de A Portela. Justo donde este camino cruza el río Edo, se encuentra el molino de O Sardiñeiro, propiedad de un vecino de Lumeares y que lleva varias décadas abandonado.

Mucho vino para Sarria y Lugo

Para seguir el recorrido hay que desviarse a la derecha para A Cruz, distante 250 metros. En este tramo se ven varias construcciones que en su día fueron antiguas bodegas, además de las existentes en el propio núcleo de A Cruz. Pepe Rodríguez, vecino de Pacios, recuerda que esta parroquia, en sus mejores tiempos, fue una importante productora de vino y que la mayor parte de sus caldos eran vendidos en Sarria, Lugo y parte de su provincia.

«Cada vivenda tiña a súa propia adega -recuerda Pepe-, pero tamén viñan da montaña de Montederramo e Chandrexa de Queixa para facer o viño nesta zona, xa que tiñan viñedos e as súas propias adegas. Antes faciase moito viño, lembro o accidente dun camión que ía cargado de bocois e pipas cheas de viño para Lugo. Entre o medio das pipas iba xente que aproveitaba o transporte e cando baixaba cara Abeleda, tivo un accidente e morreron varias persoas das que ían no camión».

A la entrada de la aldea se ubica el cruceiro de A Cruz, datado en 1766 y construido sobre una plataforma granítica de tres alturas. En su fuste se puede ver decoración alegórica a la Pasión de Cristo y el capitel muestra formas vegetales de tipo geomórfico y antropomórfico. El cruceiro remata en una cruz con el Cristo crucificado en el frontal y la Virgen María en la parte opuesta.

El santo sin cabeza

Desde A Cruz hay que seguir por la carretera en dirección al templo parroquial de San Salvador de Lumeares, distante medio kilómetro. En las proximidades de la iglesia se halla el peto de ánimas del Santo Ángel de la Guarda. Está formado por un enorme bloque de piedra sobre el que se alza la imagen de un ángel, protegiendo con su mano izquierda a un niño desnudo y sujetando una palma en su mano derecha.

Sobre la imagen del Ángel de la Guarda, se cuenta un trágico suceso ocurrido hace más 30 años y que relata Pepe Rodríguez: «Contoume a miña nai que un día rompéronlle a cabeza ao santo e sospeitábase dun veciño da parroquia. Un día este veciño foi facer a demouca dos seus castiñeiros. Estaba subido nunha rama e caeu dela, con tan mala fortuna, ou como castigo, que quedou atrapado coa cabeza entre dúas ramas e morreu asfixiado. Máis tarde a cabeza do santo foi restaurada volvendo ao seu sitio orixinal».

La iglesia de San Salvador de Lumeares es de estilo barroco y fue construida a mediados del siglo XVIII. Restaurada hace una década con más o menos acierto por la Xunta, hace un lustro todavía se celebraba la tradicional Festa dos Espantallos. Al lado del templo está la antigua casa rectoral de Lumeares, una construcción de grandes dimensiones y que formó parte de las abundantes posesiones que tenía por esta zona la Casa de Alba.

El recorrido continúa por los lugares de Soutelo, Barredo y Cima de Vila, donde finaliza. Del lugar de Barredo sale una pista asfaltada que lleva a O Toural y O Río, pasando por el puente medieval de Lumeares sobre el río de Os Vaos. De este punto se inicia otro recorrido que transcurre paralelo al río, en sentido ascendente, entre molinos harineros y que más adelante da acceso a la conocida ruta de As Fervenzas do Cachón.

Desde Monforte

Para llegar a Vidueira desde Monforte hay que tomar la carretera LU-903 que conduce a Doade, Castro Caldelas y A Teixeira. A 27 kilómetros de distancia de Monforte está el lugar de Vidueira y punto de inicio del recorrido

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los paisajes únicos de Lumeares