monforte / la voz

El año pasado, la amenaza de lluvia -que al final no se cumplió- hizo temer que las cabalgatas de Reyes quedasen deslucidas en el sur lucense. Las condiciones meteorológicas de este año fueron muy disitintas y no fue al agua sino al frío a lo que hubo que hacer frente para celebrar la tradicional festividad. Cuando Sus Majestades llegaron ayer en tren a Monforte, cerca de las cinco de la tarde, la temperatura rondaba los 2,6 grados. Pese al tiempo desapacible, fueron muchas las personas que se reunieron en la estación ferroviaria para darles la bienvenida y para acompañar a la cabalgata hasta la casa consistorial, donde se ofreció la tradicional recepción a los niños después de que los Reyes diesen un discurso desde el balcón.

Los Reyes Magos también acudieron a su cita anual en la mayoría de los municipios del sur lucense. En Sober fue donde más madrugaron, presentándose en la residencia de mayores hacia las doce del mediodía para después ofrecer una recepción a los niños en la Casa de Cultura. Por la tarde hubo cabalgatas y fiestas infantiles en Chantada, Quiroga, O Saviñao, Pantón, Bóveda, A Pobra do Brollón, Taboada, Carballedo, Ribas de Sil y Folgoso do Courel.

En O Incio, en cambio, la visita de los Reyes Magos tendrá lugar hoy en el centro multiusos del Ayuntamiento. Será a partir de las seis de la tarde en un festejo en el que habrá regalos y una chocolatada acompañada de roscón de Reyes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una jornada en la que la ilusión desafió al frío