Las huellas del terremoto de Lisboa perviven en el colegio del Cardenal

Mucho antes, en mayo de 1604, Monforte sufrió otro temblor, el más antiguo registrado en Galicia


MONFORTE

Los terremotos ocurridos en Galicia en la década de los noventa del siglo pasado, además de la lógica intranquilidad entre la población, conllevaron un interés general sobre estos fenómenos. Sin embargo, las noticias sobre temblores de tierra escasean en la documentación antigua. Tanto en la conservada en archivos públicos como en colecciones particulares. Pablo Pérez Constanti, experto historiador, lo explica en su libro Notas viejas galicianas: «Temblores de tierra en el siglo XVIII. Tan raros como dignos de estima son los datos que, sobre sacudimientos terrestres y otros fenómenos geológicos, ofrecen antiguos y oficiales documentos de épocas en que, por no existir prensa periódica ni curiosos cronistas, como el famoso cura de Leiro, apenas si se han conservado de muchos sucesos de aquella índole más memoria que la transmitida por la tradición, no siempre, a través de los tiempos, fielmente conservada», señala este investigador.

Pérez Constanti cita temblores que se produjeron en Galicia, en noviembre de 1755, marzo de 1761 y noviembre de 1910. Ninguno de ellos es tan antiguo como del que voy a tratar. El siguiente dato, inédito hasta la fecha de la publicación que realicé del mismo, se encuentra en el Libro I de Bautismos, Matrimonios y Difuntos, años 1580?1621, de la parroquia de Santa María de A Régoa. Entre varios asientos, se puede leer una nota escrita por el encargado de llevar los libros parroquiales, que dice: «al postero de mayo de mil y seiscientos y quatro a las siete de la mañana tembló el mundo, este mesmo ano el dia de [...] también tembló el mundo y huimos el primero que no el postero. Dios lo probeya». 

El terremoto que se produjo en mayo del año 1604 en Monforte fue tan fuerte que los vecinos tuvieron que salir de sus casas, según recalca el cura ecónomo de la parroquia de Santa María de A Régoa. Este documento, es el más antiguo que guarda noticia escrita de un terremoto en suelo gallego. El doctor Antonio Aretxabala geólogo y profesor en la Universidad de Navarra, delegado del ICOG, en su blog Sismicidad en Galicia, trata sobre este hallazgo indicando que ese temblor. «Se adelanta así ni más ni menos que doscientos años al primer terremoto histórico oficial gallego», señala.

También hay que hacer mención al terrible terremoto del año 1755, denominado «de Lisboa». En Monforte se le atribuye, entre otras consecuencias, las grietas que se pueden todavía observar en diversos puntos del Colegio del Cardenal.

Suscripción de socorros

Una curiosa noticia que encontramos en el archivo parroquial de Santa María da Régoa, legajo suelto, dice que José María Ulloa de la Ribera, monfortino que fue alcalde de varias localidades españolas, como Barco de Ávila, Quiroga, Barco de Valdeorras, Becerreá o Mondoñedo, se traslada a Monforte de Lemos, cuando se jubila en 1869, donde jura la nueva Constitución.

Donó por aquel entonces el inmueble que actualmente sirve de casa rectoral de la parroquia de Santa María de A Régoa, en la calle Abelardo Baanante -conocida por todos los monfortinos por su nombre antiguo de A Calexa-, donde dejó documentos entre los que encontramos una «suscripción de socorros para familias que de la Diócesis de Orihuela y Murcia han quedado arruinadas con motivo del terremoto sentido en la tarde del 21 de marzo de 1829».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Las huellas del terremoto de Lisboa perviven en el colegio del Cardenal