Toda la Ribeira Sacra es ya zona protegida

La Xunta aprueba la declaración de bien de interés cultural para 180 kilómetros de esta área


monforte / la voz

Todo el territorio de la Ribeira Sara, o al menos su parte más significativa, goza ya de la máxima protección jurídica prevista en Galicia y en España para un elemento patrimonial a proteger. El Consello de la Xunta aprobó ayer el decreto que declara Bien de Interés Cultural (BIC) cerca de 180 kilómetros del territorio de la Ribeira Sacra. Se trata de un paso imprescindible para que la Unesco admita estudiar la declaración de esta área geográfica como patrimonio de la humanidad. El expediente de declaración de BIC había sido puesto en marcha por la Xunta en diciembre del 2017.

De la tramitación del proceso se encargó la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, que empleó solo un año para completarlo a pesar de que por ley disponía de dos. Durante estos últimos doce meses, tanto la Real Academia de Belas Artes como el Consello da Cultura Galega emitieron informes a favor de la declaración de la Ribeira Sacra como BIC. Diferentes entidades presentaron además 29 alegaciones durante el plazo en que la primera versión de la propuesta de declaración como BIC permaneció expuesto al público. Un total de veintitrés de estas alegaciones fueron estimadas total o parcialmente y aparecen en el documento final.

Los portavoces de la Xunta admiten que estas alegaciones permitieron «mellorar e completar o expediente en aspectos significativos relativos á toponimia ou ao patrimonio fluvial». Además, fueron incluidos adicionalmente diferentes elementos monumentales de arquitectura defensiva, como el castillo de A Peroxa, alguna fiesta singular que forma parte del patrimonio inmaterial de la zona. En el Gobierno gallego aseguran que este procedimiento de declaración de BIC es «innovador» y no admite comparación con «calquera outro que se teña realizado con antelación tanto en Galicia como no resto do Estado».

Municipios y núcleos

El BIC la Ribeira Sacra incluye parte del territorio de un total de veintidós municipios de las provincias de Lugo y Ourense. Se trata de los municipios de Carballedo, Castro Caldelas, Chantada, Esgos, Montederramo, Nogueira de Ramuín, Pantón, Parada de Sil, Paradela, Monforte, A Peroxa, A Pobra do Brollón, A Pobra de Trives, Portomarín, Quiroga, Ribas de Sil, San Xoán de Río, O Saviñao, Sober, Taboada, A Teixeira y Xunqueira de Espadanedo. Dentro del área protegida quedan 190 núcleos de población

Más de 1.800 inmuebles en tres zonas distintas

Los 180 kilómtros del área protegida de la Ribeira Sacra está dividida en dos áreas con grados distintos de protección. Son la del BIC propiamente dicha y la de transición. Y fuera de ambas hay también diferentes bienes individuales que también van a estar protegidos. Los bienes que están relacionados con el paisaje y que figuran expresamente mencionados en esta declaración están a su vez divididos en tres categorías. Son en total 1.846 elementos.

En la primera, se cuentan los que ya disfrutan de la máxima protección, que son setenta. Entre ellos hay 58 inmuebles; tres bienes muebles, como el crismón de Quiroga; y nueve manifestaciones de patrimonio inmaterial. En la segunda categoría entran 512 bienes inmuebles que ya están dentro del área geográfica declarada BIC. Y en la tercera aparecen otros 634 inmuebles de carácter sacro están catalogados en este mismo territorio. Son todas las iglesias, capillas y ermitas existentes en los veintidós ayuntamientos entre el final de la zona de transición y el límite municipal.

Harán falta permisos específicos para nuevas construcciones

El decreto que aprueba la declaración de la Ribeira Sacra como bien de interés cultural establece también un régimen de protección de los bienes patrimoniales integrados en este territorio y otro especñifico para el paisaje de esta zona. La protección de los bienes responde al régimen general que ya se aplica y, según destaca la Xunta, «incorpora como normativa a instrución de obras menores que axiliza as intervencións de conservación e mantemento». También está regulada la zona de transición, con un listado de qué tipo de actuaciones requieren autorización dentro de esa área.

En cuanto a la protección para el paisaje, a partir de ahora hará falta autorización para llevar a cabo lo que la Xunta denomina actuaciones mayores, una categoría en la que entran las nuevas consturcciones, las infraestructuras, la reconstrución de inmuebles derruidos, la modificación de la estrutura tradicional en grandes superficies de terreno o la construción de nuevos miradores y embarcaderos.

Trabajo agrícola habitual

Tal como anunció la Xunta en su momento, la actividad agrícola habitual y la mayor parte de las actividades de mantenimieto y rehabilitación no necesitarán autorización.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Toda la Ribeira Sacra es ya zona protegida