El cañón del Sil entra en el circuito gallego de los vuelos en parapente

Luis Díaz
luis díaz MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Club Troglobios

Una nueva zona de despegue permite sobrevolar el tramo próximo a Augas Mestas

14 nov 2018 . Actualizado a las 12:52 h.

El cañón del Sil ofrece unas condiciones inmejorables para los vuelos en parapente. Los aficionados a este deporte de aventura se percataron de ello y comienzan a sobrevolarlo desde un improvisado punto de despegue en el Alto do Coto, la parte menos conocida del desfiladero que talla el río a su paso por la Ribeira Sacra. El promontorio desde el que se lanzan con sus ultraligeros está situado en la margen izquierda, dentro del municipio de Ribas de Sil y muy cerca del límite con la provincia de Ourense. Pronto será acondicionado para que se convierta en una pista de despegue en toda regla.

Los amantes del parapente que se dan cita al Alto do Coto -de 996 metros de altitud y conocido también como Pena do Xastre- ya bautizaron el punto de salida con el nombre de Carlos Martínez Villanueva, integrante del club Troglobios conocido por el apelativo de Charly que falleció este verano en un accidente de moto. El Ayuntamiento de Ribas de Sil toma nota del creciente número de vuelos y acondicionará la zona de despegue. «É unha inversión moi pequena en comparación coas vantaxes que nos pode reportar», apunta el concejal Roberto Casto.

La memoria de las actuaciones que se van a llevar a cabo contempla el desbroce y la explanación del terreno desde el que despegan los parapentes. También está previsto instalar una pequeña estación meteorológica que informe a los aficionados de si se dan o no las condiciones adecuadas para emprender vuelo.